El viento sopla a favor de Albert Rivera. Lo dicen las encuestas. El candidato de Ciudadanos a la Moncloa, al que los últimos sondeos atribuyen un papel clave en la formación del nuevo Gobierno, no ha dejado de subir y subir en los sondeos tras el éxito de la formación naranja en las autonómicas de Cataluña. Y él se ve ganador.

De Rivera se ha escrito mucho. Tiene una buena imagen, (se ha llegado a decir que es el ‘yerno perfecto’), su presencia mediática es constate y no dudó en posar desnudo en el cartel electoral de Ciutadans para las elecciones catalanas de 2006 como “símbolo de transparencia y sencillez”.

Pero no todo es tan “transparente” en el pasado de Albert Rivera. Concurrió a las elecciones europeas 2009 de la mano de Libertas, que, como hemos contado ya en ELPLURAL.COM, fue una candidatura a las elecciones europeas de 2009, fruto de un pacto entre Julio Ariza (presidente de Intereconomía)  y Albert Rivera. Detrás de la candidatura estaba el multimillonario irlandés Declan Ganley. La intención, llevar al Parlamento Europeo un grupo o lobby pro-vida.  Como consecuencia del pacto Albert Rivera obtenía un trato de favor mediático por parte de Intereconomía.

La decisión de concurrir a las europeas de 2009 con Libertas a punto estuvo de costarle muy caro a Albert Rivera. El consejo general de Ciutadans, el máximo órgano entre congresos, votó dividido: 24 votos en contra de la alianza y 36 a favor y dos abstenciones.

Uno de los tres diputados que entonces tenía la formación en el Parlament, Antonio Robles, anunció al término de la reunión que renunciaba a su escaño. En una dura intervención Robles explicó que estaba en contra de la coalición con Libertas, un partido de "ultraderecha" y "ultraconservador” cuando Ciutadans se definía como una formación de centroizquierda.

A pesar de contar con el apoyo económico de Declan Ganley y el mediático de Intereconomía, Libertas no obtuvo ningún eurodiputado.

El aspecto físico
Carlos Delgado, autor del libro Albert Rivera es un lagarto de V asegura que los grandes poderes económicos y mediáticos han orquestado una campaña a favor de Ciudadanos. Dice Delgado que Rivera es un actor las 24 horas del día y habla de su superficialidad. Asegura que algunos candidatos han sido apartados por su aspecto físico porque en Ciudadanos se buscan ‘Kens y Barbies’.

Rivera, que con 16 años fue campeón de natación de Cataluña y jugó en el equipo de waterpolo de Granollers, ha reconocido que la imagen, no solo en politica, tiene gran valor, aunque añade que de nada sirve si esa imagen no va acompañada de propuestas. El líder de Ciudadanos ha llegado a reconocer que desnudarse fue una frivolidad.

La memoria histórica
“Un país se mide por la dignidad que le da sus muertos” decía Albert Rivera en El Intermedio: “Estoy totalmente a favor de que las familias puedan recuperar los cadáveres de sus fallecidos” y se comprometía a que podrá hacerlo si llega a la presidencia. Sin embargo para el candidato de Ciudadanos la retirada de los símbolos franquistas, del “callejero”, es otro debate. Ello provocó un intenso rifirrafe con Woyoming. ¿Dónde ponemos el crono? ¿En el franquismo, en los reyes absolutistas? No es nuestra prioridad, sentenció Rivera. "¿Cuántas plazas tiene Hitler en Alemania?", replicó el showman, que no daba crédito a la falta de sensibilidad hacia las víctimas de la dictadura.