TVE disimula poco. Escondida tras la ley, y en una interpretación particular que sus propios trabajadores de informativos denuncian, la radiotelevisión de ‘todos’ se dispone a repartir de una manera muy peculiar las algo más de nueve horas de entrevistas que va a dedicar en sus dos programas diarios en los que tiene abiertas ventanas a la presencia de los políticos, los Desayunos y La Noche en 24 horas. Un reparto que se puede resumir así: En PPTVE van a dar 12 veces más de tiempo al PP que a Podemos y Ciudadanos, por ejemplo.

105' a 7' en Los Desayunos
En concreto, las cifras son estas:

En Los Desayunos, su programa político estrella, telediarios aparte, TVE va a dedicar 105 minutos a entrevistar a candidatos del PP; 70 minutos a los del PSOE; 15’ a Unidad Popular y Democracia (IU) y Democracia i Llibertat (Convergencia); 10’ a Bildu, PNV, UPyD y Unió; 8’ a ERC, Podemos, Nós (BNG), Coalición Canaria y Geroa Bai; y aún un minuto menos a Ciudadanos. En La Noche en 24 los miembros del PP pasarán a contar con 75’; los del PSOE, con 50’, y los demás los mismos minutos que en Los Desayunos.

Si se tiene en cuenta que las entrevistas fuera de campaña en estos programas suelen superar los 10’, y a veces prolongarse hasta los 15’ y más, podrán ‘visualizar’ qué y a quienes van a ver los españoles en la tele pública machaconamente, y a quienes no.

La España de hace cuatro años
Ahora añadan que en los bloques informativos electorales que se emitirán en los telediarios, de lo que se habla es de abrir a cada partido un espacio similar al porcentaje de votos que obtuvieron en las generales de 2011, y tendrán una idea de la pluralidad de la información que van a recibir en la televisión pública sobre la campaña.

Este reparto tan poco ajustado a la realidad de 2015, y tan circunscrito a la ‘foto’ de la España de hace 4 años, ha provocado que los propios trabajadores de informativos de TVE, a través del Consejo de Informativos, se quejen y recuerden que “pretensiones ajenas a los criterios periodísticos, como la exigencia de un orden y una duración predeterminados, vulneran principios democráticos básicos; van contra la esencia del periodismo y suponen una violación del derecho de los profesionales a elaborar su información”.

En la nota que han hecho pública, los profesionales de la información de TVE reclaman “respeto a la independencia de los profesionales”, exigen que “la información electoral se elabore con criterios exclusivamente periodísticos, en función del interés de las noticias”, y recuerdan que “no es el mero reparto de tiempos lo que garantiza el pluralismo, la neutralidad y la igualdad, sino los criterios profesionales”.

El remate, los debates
Para darse aún más cuenta de la desigualdad que se va a vivir entre lo que se emita en la televisión pública y la realidad del país, hay que añadir sólo que la propaganda electoral gratuita (los ‘anuncios’ de cada partido) se emitirán discriminados: los partidos con presencia parlamentaria en la última legislatura irán en La 1; los otros, en La 2.., aunque su presencia en pasados comicios electorales inmediatos haya demostrado una implantación social evidente. Es el caso de Podemos y Ciudadanos.

Por cierto, aún una nueva prueba más de la ‘pluralidad’ con la que va a jugar la televisión pública en campaña. Ya ha anunciado que emitirá el cara a cara entre Rajoy y Sánchez organizado por la Academia de la Televisión el próximo día 13. Se verá en horario de máxima audiencia… Dos días después, la propia TVE ha organizado un debate a 8…, que ha trasladado al llamado ‘late night’, es decir cuando la audiencia ha caído drásticamente.