Llegamos al final de la campaña electoral. Después de semanas recorriendo pueblos y provincias por toda España, lo normal y lo que se ha hecho hasta el día de hoy, es cerrar la campaña con un gran mitin. Después, empieza la jornada de reflexión y ya está todo es pescado vendido.

Pero este año para los populares será diferente. Por primera vez en la historia de la democracia no harán un gran acto con mitin en el que Mariano Rajoy pida el voto por última vez antes de acudir a las urnas, sino una cena de Navidad a 20 euros por cabeza en el recinto ferial de Ifema a las 22:00 horas.

¿La razón? Durante esta campaña en el PP han primado los actos a pie de calle, los paseos y los mítines improvisados. El pasado domingo,  no fueron capaces de llenar la plaza de toros de Las Rozas, en Madrid, y sería el miedo a que se repita la situación lo que les ha llevado a tomar esta decisión.

Haciendo uso de la expresión “matar dos pájaros de un tiro”, aprovecharán la habitual cena de Navidad del partido para hacer el cierre de la campaña. De nuevo, apuestan por un acto en distancias cortas y ofrecen a que los militantes del PP cenen junto al candidato a la presidencia.

Desde prensa del PP aseguran que no existe “ninguna razón oscura ni oculta” para haber tomado esta decisión. Según han explicado a EL PLURAL.COM “todos los años hay una cena de Navidad del PP de Madrid a la que acude Mariano Rajoy” y ”un poco por aprovechar” llevarán el último discurso del candidato a la mesa de los comensales. Eso sí, un mitin cerrado y sin público.

De esta forma, el PP prima la cena navideña a que sus seguidores puedan escuchar por última vez a su candidato pero, como explican desde prensa, es que “es la primera vez que el cierre de campaña coincide con las Navidades”.

Antes de escuchar a Rajoy, los asistentes a la cena tendrán que oír los discursos de las dos figuras fuertes del PP en Madrid: Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes.