Leequid

Evidentemente, la rata NO se está bañando

Mié, 31 Ene 2018

Cuidado con los virales. Nos pueden helar la sonrisa. Tras la risa, la ternura o la sorpresa puede ocultarse una situación muy desagradable. Incluso aunque la protagonista sea una pobre rata.

El último viral

En concreto, el pobre ejemplar que aparece duchándose con una apariencia totalmente humana en el último vídeo megacompartido por redes sociales. En YouTube ya lleva más de 400.000 reproducciones, aunque dónde en realidad comenzó la expansión fue en Twitter y Reddit.

Los comentarios tras ver al animal comportarse como cualquier urbanita matutino hablaban de lo adorable que parecía la rata. Una rata de buen tamaño, todo hay que decirlo. Tanto que parece que en realidad no es una rata, sino un roedor mayor, la pacarana, que tiene mayor capacidad para sostenerse sobre sus patas traseras. En cualquier caso, eso es como discutir si es galgo o podenco.

Lo relevante es que, evidentemente, el pobre animal no se está bañando. Lo que sí está haciendo es tratando por todos los medios de quitarse el jabón que cubre todo su pelaje y que le está causando abrasiones en piel y ojos. Eso por no entrar en la cantidad de producto que está ingiriendo como bien se ve en el vídeo. Vaya, una realidad menos agradable.

Irritaciones e intoxicación

Profesores de universidad especializados en etología advierten que ese comportamiento extraño del animal solo puede deberse a que el producto en el que está bañado le está causando irritaciones. Sea jabón o este haya sido mezclado con otra sustancia, apuntan desconfiados los expertos.

También despierta sospechas el cómo el animal llegó hasta ese brete. La explicación “oficial” apunta a que apareció desde el desagüe. Otras versiones, igualmente desconfiadas, dicen que más probablemente, la pacana, o la rata, fue capturada y rociada con el producto. Por otra parte, eso implicaría un conocimiento bastante afilado del comportamiento de esta especie para capturarla en el campo, enjabonarla y grabarlo con el móvil.

En cualquier caso, de lo que no hay duda es que, de nuevo, una animal, aunque sea una rata, ha tenido que sufrir para que nosotros nos echemos unas risas. Pobres.