Leequid

Trump ordena construir un oleoducto que pone en peligro a una tribu nativa

Jue, 26 Ene 2017

Donald Trump ya ha puesto en marcha su prometido desmantelamiento de muchas de las medidas de Obama. Y entre ellas, hay varias que afectan a la energía y el medio ambiente: por ejemplo, el nuevo presidente estadounidense tiene previsto poner en el oleoducto Dakota Access y marcha el gaseoducto Keystone XL, que fueron paralizados por el gobierno de Obama, asesorado por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, por precaución medioambiental y de respeto a comunidades indígenas.

Las órdenes ejecutivas para reactivar las obras las firmó el pasado martes, afirmando al mismo tiempo que durante su mandato tiene previsto instalar varios oleoductos en Estados Unidos, que, asegura, supondrá la creación de 28.000 empleos en la construcción.

El oleoducto de Dakota lo proyectó inicialmente una subsidiaria de la tejana Energy Transfer Partners, aspirando a tener capacidad para transportar hasta 470.000 barriles de petróleo desde Dakota del Norte hasta un punto de embarque en Illionois. Se ubica bajo el lago Oahe, en Dakota del Norte. El principal motivo por el que Obama paralizó su construcción fue el asentamiento de la tribu nativa Sioux, cuyo suministro de agua potable hacía peligrar el proyecto.

Amenaza al pacto de cambio climático

El gaseoducto de Keystone XL lo planificó la canadiense TransCanada en 2015. Obama aseguró que, por sí misma, la iniciativa habría socavado los esfuerzos del país por conseguir un acuerdo climático global, la pieza angular de su legado ambiental. El oleoducto conectaría Alberta (Canadá) y las refinerías estadounidenses en la Costa del Golfo, y ofrecería la capacidad de transportar 830.000 barriles diarios de petróleo crudo sintético y bituminoso diluido.

Además de ambas decisiones de Obama, Donald Trump ha revocado el acuerdo Transpacífico (TPP), destinado a favorecer nuevas relaciones comerciales con 11 países de la región del Pacífico, o el Obamacare, a través de la firma de un decreto para que las agencias estatales dejen de implementar el seguro médico para personas de bajos ingresos.