Leequid

Todos los perros proceden de un mismo lobo

Mié, 26 Jul 2017

Siguen los científicos a vueltas con el origen del perro. Si ya tienen más o menos claro cuándo se domestico, aunque la horquilla de tiempo que manejan es extraordinariamente amplia. Ahora tratan de dilucidar dónde y cómo se produjo el primer contacto entre hombres y perros.

Perros de 7.000 años

O mejor dicho, entre hombre y lobo, porque en eso sí están de acuerdo. El perro evolucionó a partir de un lobo que se acercó a un grupo humano. Y así fue exactamente, un único lobo dio lugar a toda la extirpe de perros que recorren y han recorrido nuestros hogares.

Es el último descubrimiento sobre el asunto realizado por el KTH Royal Institute of Technology de Suecia. Según esta institución, la domesticación del perro se produjo en un único momento y en un único lugar. Han llegado a esta conclusión después de estudiar y comparar el ADN de restos de cánidos de 7.000, 4.800 y 4.700 años de antigüedad y compararlo con el código genético de perros actuales.

Una única domesticación

Hasta la fecha había disparidad científica sobre este punto. Algunos científicos defendían la teoría de que la domesticación del perro se produjo en distintos enclaves durante diferentes periodos de tiempo: Sin embargo, los investigadores suecos no tienen dudas. La relación humano-perro tiene un origen único. Y muy probablemente fuera en el este asiático el primer lugar en el que el hombre y el perro encontraron la manera de entenderse.

Aún así, los científicos han encontrado variaciones genéticas entre los perros de Europa y los de Asia. Están convencidos de que estos cambios se produjeron después de la domesticación. De hecho, los perros del Viejo Continente mantienen muchos rastros de la herencia genética de sus antecesores de la Edad de Piedra.

Por supuesto, los partidarios del origen múltiple de la domesticación no se han quedado cruzados de brazos. Para los genetistas evolutivos de la Universidad de Oxford, un estudio basado solo en el análisis genético es incompleto. No puede trazarse una línea clara de relación sin estudiar el registro fósil.