Leequid

Rezos, balas y ventiladores contra el huracán Irma

0
Jue, 14 Sep 2017

Está claro. El viento nos vuelve locos. Es una especie de teoría y de ahí viene la expresión “que te dé un siroco”, cuando de repente se te cruzan los cables. Y seguro que tú los has experimentado. Un día de mucho viento sientes que se te va la cabeza y no precisamente por efecto del aire en movimiento.
Pero la verdad es que ni eso puede explicar algunas de las reacciones que ha provocado el huracán Irma. Alguna parece de broma, pero quizá haya que tomárselas en serio. No desde luego a sus seguidores, a los que había que analizar seriamente.

Detener la tormenta con oraciones

El caso es que un grupo de habitantes de Florida, en lugar de huir de la zona como les aconsejaban las autoridades, se fueron a rezarle al huracán. O más bien, a orarle a Dios para que desviara la trayectoria de Irma. Sí, cabe preguntarse por qué exactamente había que rezarle en una de las playas por las que iba a pasar. Que si Dios es omnipresente, lo mismo te escucha a buen resguardo a unos cientos de kilómetros de allí.

Pero no. La playa de Jacksonville se llenó de fieles que aseguraban que podrían imitar a Jesús y apaciguar la tormenta. Da que pensar que Irma baja de intensidad justo al tocar Tierra. Lo mismo tenemos que agradecérselo.

A tiros con Irma

O quizá fuera cosa del otro grupo de singulares ciudadanos. Los que aseguraron que dispararían al huracán. En un país en el que muchos conflictos se resulten a balazos, no es raro que haya quien crea que así puede ahuyentar un huracán. Nada menos que 55.000 personas se unieron al evento de Facebook Shoot at Hurricane Irma. Y si los que piensan que pueden amedrentar a un ciclón con armas de fuego ya son especiales, cómo catalogar a los que aseguraban que emplearían katanas samurai para lograrlo.

El último grupo es el más delirante, si es que los dos anteriores pueden calificarse de otro modo. Vale que este colectivo tiene toda la pinta de estar de broma, pero su idea es estrambótica. Son los que iban a intentar contrarrestar la fuerza del huracán a base de ventiladores. Si todos los americanos conectarán un ventilador contra la tormenta, la fuerza colectiva de todas las aspas equilibraría los vientos ciclónicos de Irma.

Según las autoridades norteamericanas, Irma dejó a su paso 15 víctimas mortales en el país. Y a nosotros que nos parecen pocas.