Leequid

Oscar 2017, una gala histórica

Lun, 27 Feb 2017

La noche de las estrellas (La la land) podría haber hecho historia la pasada noche en los Oscar por su número de estatuillas, porque acumulaba catorce nominaciones, uniéndose con ellas al club de Eva al desnudo y Titanic como una de las películas más nominadas de la historia.

Sin embargo, la noche ha sido histórica por otros motivos. Los Oscar de 2017 pasarán a la historia porque Damien Chazelle se convirtió en el cineasta más joven hasta la fecha en ganar un Oscar como Mejor Director, por La ciudad de las estrellas (La la land). Porque no en muchas ocasiones el Oscar a la Mejor Película y el Oscar a la Mejor Dirección han recaído en títulos distintos, y en esta ocasión así ha sido, el primero para Moonlight, y el segundo para La la land. Porque Mahershala Ali, Oscar al Mejor Secundario por Moonlight, es el primer actor musulmán en obtener una estatuilla. Y por el error histórico de la Academia anunciando La la land cuando la Mejor Película era Moonlight.

“No es broma. Moonlight, sois vosotros los ganadores. Será un placer entregaros el premio”, decía uno de los productores de La ciudad de las estrellas (La la land), comunicando que Warren Beatty y Faye Dunaway, que habían salido a entregar el Oscar a la Mejor Película como homenaje al 50 aniversario de Bonnie & Clyde, habían dado, por un error de la organización, el premio a la Mejor Película a La la land, cuando en realidad este era para Moonlight.

La revancha de los niños débiles

Así, esta cinta, una fantástica película independiente sobre "los chicos negros que no se ven como nosotros contra vosotros", según la ha definido uno de sus guionistas, Tarell Alvin, en la ceremonia, se ha llevado a casa las estatuillas por Mejor Guion Adaptado (la cinta está basada en una obra de teatro), Mejor Actor Secundario y Mejor Película. Ya le habían dado cinco galardones en los Premios Spirit de Cine Independiente. Otra película independiente, Manchester frente al Mar, ha salido destacada de la fiesta de la Academia de Hollywood, haciéndose con el Oscar al Mejor Actor (para Casey Affleck) y el Oscar al Mejor Guion Original (para Kenneth Lonergan, un histórico de Broadway que ha destacado como coguionista en cintas tan dispares como Gangs of New York y Una terapia peligrosa).

La ciudad de las estrellas (La la land), que partía como gran favorita y había arrasado en los Globos de Oro, se ha llevado seis de las catorce nominaciones a las que aspiraba: Mejor Director, con Damien Chazelle haciendo historia como el director más joven en ganar este premio, a los 32 años (esta es su tercera película); Mejor Actriz Principal, para Emma Stone (muchos daban por hecho que esta categoría caería en las manos de Huppertte por Elle. Sí acertaron las quinielas con Viola Davis, Mejor Actriz de Reparto por Fences); Mejor Fotografía, Mejor Banda Sonora, Mejor Canción Original y Mejor Diseño de Producción.

Todo, en una ceremonia divertidísima -aunque sencilla- gracias al desparpajo de su presentador, el humorista Jimmy Kimmel, muy ácido en sus recurrentes comentarios contra Trump, a quien ha escrito un tuit en directo y al que ha reprochado haber infravalorado a Meryl Streep o vetar a la CNN o The New York Times. También García Bernal o el iraní Asghar Farhadi, ganador (por segunda vez) del Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa, y que no ha acudido a la ceremonia en protesta por la política de refugiados de Trump pero ha enviado un comunicado, han criticado la política de refugiados del presidente estadounidense.

Kimmel ha protagonizado otros desternillantes momentos como lanzar caramelos al público desde el techo, levantar al actor Sunny Pawar (intérprete en Lion) emulando una escena de El rey león, metiendo por sorpresa a un grupo de turistas en el Teatro Dolby, donde se celebraba la ceremonia o fingiendo una enemistad con Mat Damon.

Un gala muy musical

Momentos únicos han sido también los distintos números musicales, sobre todo el de Justin Timberlake, basado en la canción que ha compuesto para Trolls; la entrada en el escenario, de elegante diseño, de un Delorean con Michael J. Fox y Seth Rogen a bordo, como homenaje a Regreso al futuro; o la presencia de Katherine Johnson, una de las físicas en cuyo trabajo se basa la película Figuras ocultas. El equipo español de Timecode no consiguió el Oscar, que se fue para Sing, y en la categoría de Mejor Película de Animación, donde este año había un altísimo nivel, se ha llevado el premio Zootrópolis. Y, 21 nominaciones después, Kevin O’Connel tiene ya un Oscar entre manos, por el Sonido de Hasta el último hombre, película de Mel Gibson, que también ha sobresalido como Mejor Montaje.