Leequid

Llega el abrigo con energía solar incorporada

Jue, 9 Mar 2017

La lucha contra el cambio climático empieza por uno mismo. Antes de reclamar a instituciones, gobiernos y organismos internacionales políticas que combatan las emisiones de CO2, debemos ser nosotros los que hagamos algo. ¿Ya separas tus residuos para reciclaje? Muy bien. ¿Utilizas la bici y el transporte público para tus desplazamientos? Fantástico. Ah, incluso has instalado células solares en el tejado de tu casa para autoabastecerte. Genial. Pero todavía puedes hacer algo más.

Vístete contra el cambio climático

Piensa en los aparatos electrónicos que cada día llevas encima. El móvil, seguro. Muchas veces el ebook. Incluso en ocasiones un reproductor digital de música. Todos esos elementos, y muchos más, necesitan energía para funcionar. Y la energía ya sabemos que se traduce en emisiones a la atmósfera. A no ser que te hagas con un abrigo solar.

Sí, sabemos que suena un poquito contradictorio. Un abrigo para cuando hace sol. Pero la verdad es que el invento tiene su ingenio. Se trata de una chaqueta larga con cuatro células fotoeléctricas en la espalda y dos más en la parte delantera.

Enchufa tu móvil al abrigo solar

Estas células procesan la energía del Sol y la acumulan en la propia chaqueta. Después solo tienes que enchufar tu smartphone y lo vas cargando mientras das una vuelta por el parque. Y todo sin emitir ni un átomo de polución al aire.

La idea es del diseñador japonés Junya Watanabe. Sin duda es una muestra más de la creatividad nipona, en la que se impone la unión del estilo, la funcionalidad y la innovación tecnológica. Líneas y colores sobrios, materiales ligeros de última generación. Y ese toque tan de tendencia de incorporar tu propia fuente de energía.

Nadie ha dicho que el compromiso con el medioambiente sea sencillo. Ni barato. El abrigo solar alcanza un precio de 2.480 dólares (aunque ahora hay una oferta de cerca de 1000 dólares). Pero tendrás que hacer el cálculo de cuánto tiempo tardarás en amortizarlo con lo que te ahorras en la factura de la luz. Por no hablar de tu contribución a reducir el cambio climático. Ni de lo guapo que vas a estar.