Leequid

Las extrañas erecciones espontáneas de un pueblo irlandés

Mar, 19 Dic 2017

Para un pequeño pueblo cualquiera, que una gran industria decida establecerse siempre es buena noticia. De la noche a la mañana, cientos de nuevos puestos de trabajo tanto directos como indirectos. Y la riqueza del lugar crece muchas veces exponencialmente. Pero la noticia para los habitantes del pueblo de Ringaskiddy es mucho mejor todavía.

Fue en este pequeño pueblo de Irlanda en el que un buen día el gigante de la industria farmacéutica Pfizer decidió instalar una fábrica. Una factoría en la que procesar y empaquetar su compuesto estrella: Viagra. Desde hace décadas Viagra es el sinónimo internacional de lucha contra la disfunción eréctil. De erecciones para entendernos.

Hombres y animales

El caso es que poco después los habitantes del pueblo comenzaron a experimentar extraños perturbaciones, o al menos así lo declaran ellos. Erecciones espontáneas que no respondían a ningún tipo de estimulación. Estaban haciendo la compra en el mercado, y pimba. Estaban viendo un partido de su equipo favorito y pamba. Estaban en el pub y tachán.

Y no solo les pasaba a ellos. Según los habitantes del pueblo y algunos ganaderos, también los perros y animales de granja estaban experimentando el extraño fenómeno.

Claro, inmediatamente los aldeanos encontraron la explicación. Por algún sitio se estaban filtrando los principios activos de Viagra y de alguna forma lo estaban tomando sin querer. Sería a través del agua del grifo o quizá del aire. El caso es que la relación causa efecto estaba clara.

Eso no se regala

Rápidamente la compañía farmacéutica se apresuró a negarlo. Según Pfizer sus instalaciones están fuertemente protegidas contra la fugas y pasan severas revisiones periódicas de seguridad. Además, y este es el argumento más sólido, no iba a estar regalando un medicamento de bastante precio a la población local por medio del suministro del agua.

Pero los habitantes de Ringaskiddy no están muy convencidos. Aunque tampoco les parece mal estar disfrutando de esta pasajera fama. Parece que el turismo ha aumentado considerablemente a la zona en los últimos meses. Claro.