Leequid

El láser convierte ratones en fieras

0
Jue, 19 Ene 2017

Ratoncitos. Esos pequeños roedores que en algunas personas causan asco, pero que a otros muchos enternecen. Los protagonistas de tantas historias y dibujos infantiles por su candidez, velocidad e inteligencia. Cuesta verlos como asesinos depredadores, pero basta apuntar con un láser a su cerebro para que se conviertan en máquinas de matar.

Ratones activados por láser

Es lo que han conseguido científicos de la Universidad de Yale en New Haven, Estados Unidos. A través de estímulos transmitidos a los cerebros de los roedores con láser, activaban comportamientos impropios de estos animales. Cuando los ratones recibían la descarga del láser en la zona de la amígdala, los animales comenzaban a desplegar una actitud de depredador.

Los científicos usaron una técnica denominada optogenética, según la cual se activan cierto grupo de neuronas. Para disparar ese resorte usaron una fibra óptica que hacía iluminarse un láser de color azul en la amígdala de los roedores.

Disparados hacia cualquier cosa

En ese momento, los ratones tensaban sus músculos y se lanzaban a cazar todo lo que se moviera a su alrededor, en especial pequeños insectos. Sin embargo, no se volvían violentos con otros ratones. “Cuando activábamos el láser, los ratones saltaban sobre cualquier objeto, los agarraban y mordían con furia. Estaban capturándolo y matándolo”, asegura Iván de Araujo, uno de los investigadores.

Para confirmar los resultados, activaron el láser cuando alrededor del ratón no había ningún elemento que pudiera atacar. Incluso cuando los animales acaban de comer. El resultado siempre fue el mismo. El ratón en guardia listo para la caza.

Con esta investigación, los científicos tratan de desentrañar el complejo instinto depredador de los mamíferos. Cómo se activa y dónde reside. De este modo, han concluido que la amígdala es el órgano que gobierna los impulsos más primitivos. De hecho, ya se sabía que esta zona es la responsable de los comportamiento de vuelo y huida. Y ahora, también es el lugar donde se generan los impulsos completamente opuestos.