Leequid

¿Y si Amelia Earheart no desapareció en el Pacífico?

Vie, 7 Jul 2017

La Historia es una sucesión de acontecimientos protagonizados por personas pero en la que solo los hombres quedan para el recuerdo. Muy pocas mujeres han conseguido superar este barrera. Amelia Earhart es una de ellas. Ella no saltó la barrera, la sobrevoló. Durante la década de los 30 fue cosechando hazañas aéreas una tras otra.

Se pierde la pista de Earhart

El 2 de julio, junto a su navegante, Fred Noonan, partieron de un aeródromo de Nueva Guinea. El objetivo era completar una de las últimas etapas en su reto de circunnavegar el globo en avión. Nunca llegaron. La historia oficial es que sufrieron algún tipo de problema y sus cuerpos y el aparato se perdieron para siempre en el Pacífico. A partir de ahí, como en el caso de otros aviadores Saint-Exupéry, por ejemplo, comenzó la leyenda.

Pero ahora, una fotografía encontrada en los Archivos Nacionales de Estados Unidos parece dar un giro a la versión oficial. Es una vieja imagen, borrosa tomada en el atolón de las islas Marshall. En ella se ve un grupo de personas. Y al fondo, lo que parece una figura femenina, con pelo corto y pantalones. El look que Earhart popularizó.

Y vuelve a aparecer

A partir de la imagen, History Channel ha elaborado una investigación que pretende demostrar que Earhart y Noonan sí lograron completar su etapa y llegar al atolón de las Marshall. Y es más, según los responsables de la investigación, “ambos fueron conducidos en barco hasta Saipán. Allí murieron, no sabemos cuándo, bajo custodia de los japoneses”.

Aún quedaban todavía tres años para que Japón entrara en guerra contra Estados Unidos. Pero la política imperialista nipona ya había alcanzado gran parte de Asia y mantenía una larga guerra de anexión en China. El vuelo de dos aviadores norteamericanos sobre lo que consideraban su territorio habría sido motivo más que suficiente para su captura.

Hasta que punto esta revelación puede cambiar la leyenda de Amelia Earhart es difícil de determinar. Seguramente en nada. Pero sí es cierto que precisamente por ello, es necesario para su memoria, dilucidar lo que realmente ocurrió con esta valiente mujer.