Leequid

Un agujero en la Tierra para llegar al manto

0
Jue, 4 Mayo 2017

No nos cansamos de contaros las hazañas humanas en el espacio. Con la aparente facilidad con la que lanzamos naves tripuladas a la órbita terrestre y sondas a millones de kilómetros. Gracias a esta tecnología conocemos mucho mejor la naturaleza de los planetas que nos rodean. Pero, ¿conocemos la naturaleza del nuestro?

Solo Julio Verne

Pues la verdad es que no demasiado bien. Vale que todo lo que hemos aprendido lo hacemos en base a estudios, aplicaciones científicas y cierta lógica. Desde la tectónica de placas a la composición de los diferentes estratos que se esconden entre la superficie y el núcleo. Pero estar ahí, nunca hemos estado. Solo en la novelas de Julio Verne.

Ahora parece que hay un proyecto que va a intentar llegar al manto terrestre por primera vez. La Agencia Japonesa para la Ciencia y Tecnología Marino-Terrestre (JAMSTEC) está elaborando un plan para realizar una perforación ultra profunda.

Agujero de 6 km hasta el manto

Se trata de horadar un agujero en la corteza terrestre que llegue a los 6 kilómetros. Vale, así dicho, parece un objetivo muy modesto. Sobre todo si tenemos que cuenta que 6 kilómetros es prácticamente un arañazo en una bola de más de 6.000 kilómetros de radio. Pero algo es algo.

La obra se enfrenta a desafíos tecnológicos inimaginables. Cómo salvar capas de la corteza unas tras otras. Cómo combatir el efecto de intenso calor del manto superior sobre los materiales. Eso en el caso de que se logre llegar hasta allí.

JAMSTEC está ya desarrollando un primer avance del proyecto final. El próximo septiembre empezarán las pruebas en una zona cercana a Hawaii.

No es una cuestión gratuita o un intento de establecer un récord. Los científicos japoneses aseguran que tratarán de estudiar el comportamiento del mineral fundido en el manto. Las corrientes y presiones que allí tienen lugar. Y de este modo intentar entender mejor las dinámicas terrestres. El fin es poder avanzar los fuertes terremotos que de vez en cuando sacuden a las islas niponas.