Leequid

Yolanda Domínguez: No Tocar, No Violar, No Matar. [Entrevista]

Mar, 26 Jul 2016

Aunque las noticias sobre abusos cometidos contra las mujeres en todo el mundo son una constante lacra, al llegar los Sanfermínes se vuelven virales las imágenes —y las denuncias— que nos llenan de vergüenza y estupor y nos señalan con el dedo en noticiarios de todo el planeta. Amparados por la masa, ebrios o no, lo cual no es excusa, los tocamientos por diversión y la violencia sexual aparecen sin que las campañas de sensibilización parezcan hacer el efecto deseado. Harta y asqueada por ello, Yolanda Domínguez, la artista madrileña que es todo un referente en la utilización de técnicas de street art, guerrilla y campañas virales con fines de denuncia social (denominado artivismo), decidió emprender una acción aparentemente simple como estampar una camiseta y ponérsela, salir a la calle, y ver qué pasaba. Casi un mes después ha vuelto a conseguir llegar a medios de comunicación de todo tipo. Nosotros la hemos entrevistado para saber más.

"Me gustaría que Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera se comprometieran a luchar más por la igualdad de género en nuestro país y dar ejemplo con esta camiseta "

 

Tus acciones siempre buscan la complicidad del público para que sea éste quien realice la performance ¿qué crees que aporta eso a tus propuestas, al arte y a la sociedad?
Y.D. Supongo que hago lo que a mí me gustaría experimentar. Vivimos en una sociedad donde todo es interactivo y acudir a un espacio aséptico donde tengo que estar en silencio contemplando algo y sin opción al diálogo a mí personalmente me resulta cada vez más aburrido. Me gustan las propuestas que acercan el arte a la vida y que se integran en las formas de comunicación del momento.

Utilizo el espacio público y las redes sociales como plataformas de difusión y propongo acciones que son abiertas y que las personas pueden hacer suyas y decidir si continuarlas o no.

Disfruto mucho cuando algo deja de ser mío y se va transformando en manos de otros y nunca se acaba. Me emociona cuando una propuesta artística consigue crear una comunidad de personas que se expresan con respecto a algo.

 

Esta vez, has sido tú la que empezaste luciendo la camiseta, con un protagonismo que hasta ahora no utilizabas. ¿Por qué has tomado esa decisión?
Y.D. Ha surgido de forma natural, lo que sucedió en Sanfermines fue un detonante pero es un tema que llevo trabajando mucho tiempo, el cuerpo de la mujer siempre ha estado y sigue estando a disposición de los demás. La camiseta me parecía una forma muy sencilla de transmitir este mensaje porque cubre el cuerpo y también es una forma actual de lanzar mensajes, hay millones de camisetas con textos.

Me levanté una mañana con otra noticia de abusos a mujeres y decidí hacerme esta camiseta de una manera muy visceral, porque me importa y me afecta. Quiero transmitir que las mujeres estamos unidas y me pareció un gesto que tenía que hacer.

 

¿Cómo va la acción en estos momentos? ¿Cuál es el balance en términos cuantitativos?
Y.D. La verdad es que está teniendo mucha aceptación, todos los días recibo mensajes de personas que quieren participar. He enviado más de 300 emails con el archivo de la camiseta y en redes comparto todos los días algunas de las imágenes que me llegan. Sobre todo me ha sorprendido la implicación de muchos hombres que me han pedido adaptar el texto para poder llevarla ellos (modificando la última frase por “Su cuerpo es suyo”) y también las peticiones de otros países como México, Perú, Bélgica, Francia, Noruega e Italia. Algunas peñas de fiestas las llevarán durante el verano en las fiestas de sus pueblos y varias asociaciones feministas también las están repartiendo entre sus socias.

Me he encantado la propuesta de una empresa que quiere que todos sus empleados y empleadas la lleven durante una semana.

 

¿Cuál ha sido la participante (o masculino) que más te ha sorprendido? ¿Hay algún hombre que se la haya puesto?
Y.D. Me ha hecho mucha ilusión que se la ponga Montserrat Domínguez, periodista y directora de El Huffington Post porque la admiro mucho como profesional y como persona, también Leticia Dolera que está muy comprometida con la desigualdad de género.

También hay bastantes hombres que se la han puesto e incluso algún político que quiere llevarla al congreso.

 

¿Has recibido críticas o ataques de algún tipo? ¿Cuáles, por ejemplo?
Y.D. Apenas he recibido reacciones negativas. De hombres ninguna  y de mujeres alguna que dice que no hace falta reivindicar algo que es obvio (debe ser que nunca ha sido víctima de abusos y que no lee la prensa) y otras que dicen que el mensaje es negativo y habría que proponer lo positivo (respeto, amor… etc.)

Yo pienso que uno de los puntos fuertes de la camiseta es precisamente el shock que supone leer la palabra “matar” o “violar” en el cuerpo de una mujer que está a tu lado.

Exponer esa realidad de una forma tan clara y tan cruda es el objetivo, es algo que pasa a cada instante en todos los lugares del mundo pero no nos afecta porque no lo vemos. Las palabras “amor”, “paz” o “respeto” no logran definir bien cuál es el problema. Por otro lado también creo que también es interesante que hagamos uso de la palabra “NO”, porque lo hacemos bastante poco.

 

Sabemos que no es fácil o ya se habría logrado, pero ¿cuál crees que sería la solución definitiva para este problema?
Y.D. No hay sólo una sola cosa que podamos hacer, este problema proviene y se perpetúa desde muchísimos flancos, habría que generar cambios en todos ellos. Yo trabajo fundamentalmente sobre las imágenes y es ahí donde intento aportar mi granito de arena. Doy clases en la escuela de fotografía EFTI e intento que las personas que generan imágenes sean conscientes de su poder y de la influencia en las personas y que más allá de hacer una foto bella o atractiva sean responsables de lo que generan con ella. La representación de la mujer en los medios (publicidad, cine, moda…) es básicamente un cuerpo sumiso para ser deseado y poseído, si seguimos perpetuando este código poco vamos a cambiar nuestra forma de comportarnos.

[caption id="attachment_4021" align="alignnone" width="550"]Cientos de personas se han unido a la acción en todo el mundo, descargando el diseño y llevando su camiseta a imprimir. ©Yolanda Dominguez Cientos de personas se han unido a la acción en todo el mundo, descargando el diseño y llevando su camiseta a imprimir. ©Yolanda Dominguez[/caption]

 

¿Quién te gustaría que luciera tu camiseta especialmente?
Y.D. Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera por ser actualmente los representantes de los principales partidos políticos. Me gustaría que con esta camiseta se comprometieran a luchar más por la igualdad de género en nuestro país y dar ejemplo en otros como lo hace Justin Trudeau del que soy absolutamente fan  (por cierto también la tengo inglés así que le incluyo en la lista de candidatos que me encantaría que la llevaran).

 

Tus obras siempre tienen una perspectiva de género evidente. Imagina un mundo en el que la igualdad y el respeto por la mujer se hubiera logrado… ¿cuál sería tu siguiente lucha? 

Y.D. ¡Creo que estarían tan feliz que me dedicaría el resto de mi vida a celebrarla!

 

Desde Duchamp queda claro que el Arte no depende de la estética o el formato, aun así muchos desconocen que tus acciones son intervenciones artísticas aunque no se expongan en una galería. ¿Podrías explicarnos por qué es arte y cómo éste puede tener un fin social en su mensaje?
Y.D. Para mi arte es una forma de comunicación entre los seres humanos, esto ya es una función social en sí misma. Una persona puede comunicarse de muchas formas diferentes y creativas no hay una solo forma que tenga el monopolio y pueden inventarse formas nuevas. Todos podemos hacer arte, otra cosa es que exista una estructura “oficial” que visibiliza algunos trabajos por encima de otros y esos son los que consiguen trascender como tal. Creo que no hay que dar tanta importancia a las etiquetas “esto es arte”, “esto no” sino valorar si ese trabajo es interesante, ha logrado comunicar, emocionar, unir a las personas… ese debate me interesa mucho más.

Da igual si está en la esfera del arte, del diseño o del periodismo, lo que importa es qué aporta a las personas a las que llega y al mundo en general.

 

Nos despedimos de ella agradecidos, no sólo por sus respuestas, sino por dedicar su tiempo y talento a luchar contra situaciones que deberían haber dejado de producirse hace mucho siglos haciendo totalmente incomprensible que una mujer tenga que llevar un cartel avisando de que su cuerpo es suyo y no se toca, no se viola y no se mata.

 

Una foto publicada por LeticiaDolera (@leticiadoleraoficial) el

Si quieres unirte a la acción puedes descargar el diseño original en su Facebook.

Web Oficial.