Leequid

Tus fotos en la playa están contaminando el planeta

Jue, 18 Ago 2016

Todos tenemos una cuenta de mail antigua que ya no usamos, pero que sigue activa recibiendo cada día varios mails de spam. Todos nos hemos dado de alta en alguna red social emergente y al final hemos abandonado esa cuenta porque la red era un rollo y ya tenemos bastantes perfiles. Perfiles que sí usamos y en los que acumulamos cientos, miles de fotos y de post desde hace años. Parece que no importa, que esas cuentas y esos contenidos abandonados no hacen daño a nadie. Pero no es así.

Datos inútiles que contaminan

Una vez más, nuestro comportamiento tiene unas repercusiones con el medio ambiente que no somos capaces de calcular, pero eso no nos exime de nuestra responsabilidad. Porque los datos que cada día se acumulan en esa nube virtual alimentada por nuestra actividad digital necesitan un espacio real, físico, en el que almacenarse. Y esos servidores son ávidos consumidores de energía tanto para funcionar como, sobre todo, para refrigerarse.

30 centrales nucleares

Los datos, los auténticos, no los compuestos por bits, son alarmantes. Las “granjas” de servidores necesitan anualmente 30.000 millones de vatios para funcionar. El equivalente a la energía generada por 30 centrales nucleares. En la meca del asunto, Silicon Valley, los centros de almacenamiento de datos aparecen como unos de los responsables de la contaminación ambiental. Y no es para menos, porque uno solo de estos centros puede necesitar más potencia que una ciudad de tamaño medio. Y todo esto para guardar fotos de tus pies en la playa y vídeos de gatitos.

Borra tus datos

The Big Data Takedown es una iniciativa que busca llamar la atención sobre este aspecto en el que nadie parece pensar. Si el 80% de la gente que acumula datos en la nube no necesita el 80% de esa información, ¿por qué seguir almacenándola? Porque las viejas cuentas de MySpace, de Google+ o de Hotmail están dañando al medio ambiente.

Esta iniciativa pone muy fácil al usuario aportar su granito de arena. Bastan con entrar en la web, seleccionar las cuentas de las redes sociales y servicios de mail que ya no usamos. El sistema nos dirá el impacto que la información inútil que acumulamos tiene sobre el medio ambiente. Y después del susto, nos permite ponerle remedio, eliminando, en la misma página, los perfiles y el contenido, liberando ese espacio en los servidores para que necesiten menos energía. Y para hacernos sentir todavía mejor, nos acaba informando de cómo hemos reducido nuestros huella medioambiental gracias al borrado de datos.

 

[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=LqJxb6AFiQA[/embedyt]