Leequid

Ni te acerques a Corryvreckan Maelstrom en la costa de Escocia

0
Dom, 12 Jun 2016

Sabemos que los torbellinos existen. Pero tendemos a pensar que, en el mundo real, o bien son relativamente fenómenos de pequeña escala o, en el peor de los casos, un peligro temporal —algo causado por un cambio en las mareas, o una masa que se hunde— y que con el tiempo van a desaparecer por sí solos.

En cualquier caso, es cierto que nunca pensamos que serán como en los videojuegos o las películas de piratas, ¿verdad?

No hay un vórtice de agua permanente a la espera de engullirnos. Pero nadie nada sobre el Torbellino Corryvreckan: Es un torbellino masivo, eterno, frente a la costa de Escocia. El vórtice es causada por un pináculo submarino espectacular que se eleva hasta unos 25 metros de la superficie del océano, y es directamente adyacente a una gran depresión. Las fuerzas de las mareas y la formación geológica única se combinan para crear un increíblemente poderoso hidromasaje, perpetuamente unido a la muerte.


Esto no es como las arenas movedizas, que en realidad nos pueden chupar hacía abajo como se ve en las películas. El torbellino se comporta igual de inquietante como sus homólogos de ficción. Por ejemplo, un equipo documental preparó un maniquí equipado con un chaleco salvavidas y un medidor de profundidad, y luego lo lanzó al Corryvreckan. Cuando finalmente lo encontraron, el medidor de profundidad tenía una lectura máxima de más de 175 metros. El torbellino agarró al muñeco y se lo tragó directamente hacia abajo. El maniquí fue también dañado, mostrando signos que, o bien había sido arrastrado con fuerza a lo largo del fondo del mar o bien parcialmente digerido por la bestia de mar que vive en su centro.

No te hagas el héroe

En condiciones meteorológicas de calma, un barquero local puede llevarte cerca del vórtice. Pero recuerda: Si una tormenta de viento tira hacia arriba mientras estás ahí fuera, el torbellino puede producir ondas de 4 metros de altura. Y si llegara a volcar en cualquier lugar cerca de ese remolino, todos en el agua irán derechos a la garganta del océano.