Leequid

Métete en el Infierno de El Bosco

Mar, 13 Dic 2016

Quizá existas dos tipos de artistas. Aquellos que consiguen capar la esencia de su tiempo y trasladarla a la obra artística. Y luego están los que van por libre. Los que rompen las estructuras. No se atienen a reglas. Los que, casi siempre, resultan tipos adelantados a su tiempo. Y el mejor ejemplo es Jheronimus van Aken, mejor conocido como El Bosco.

Removiendo imaginaciones

Los cuadros de El Bosco han conmovido la sensibilidad de millones de personas de decenas de generaciones. Como Leonardo di Caprio confesaba al principio del documental Before the Flood, la visión de sus extraños seres golpea la imaginación y ayuda a que nazcan otros nuevos.

Pero aunque evidentemente adelantado a su tiempo, los cuadros del artista holandés son presa de su tiempo. En cuanto a la forma, no al fondo. El Bosco nunca pudo animar sus figuras. Ni conseguir que los espectadores se convirtieran en protagonistas de sus obras.

Ahora, la tecnología ha cambiado esto. Y no es sorprendente que muchos vídeos artistas y desarrolladores se hayan basado en los cuadros de El Bosco para renovar la propuesta. Sobre todo teniendo en cuenta la celebración del cuarto centenario de su muerte.

El Paraíso de El Bosco animado

Es el caso de la agencia holandesa Studio Smark. Su último proyecto se llama Paradise. Se trata de una animación en la que El Paraíso del tríptico de El Jardín de las Delicias cobra vida.

En colaboración con el MOTI de Breda, las inquietantes figuras de la tabla central comienzan a moverse de forma sincopada. En el Museo de la Imagen de la capital de Países Bajos, se ha instalado un enorme panel en el que se proyecta la obra. Un Paraíso en movimiento en el que muchas de las figuras se han actualizado.

El Jardín de las Delicias en VR

Pero esta obra de El Bosco pedía a gritos algo que permitiera navegar dentro de ese mundo entre onírico e infernal. Y lógicamente la Realidad Virtual era el marco. La compañía BDH ha desarrollado una aplicación para móviles que permite adentrarse en las tres partes de El Jardín de las Delicias.

Así, se puede pasear admirando la torre rosa del Edén, recorrer cada centímetro del Paraíso… y tener una experiencia terrorífica en el Infierno.

Estaría bien saber qué opinaría el propio maestro holandés al ver sus obras cobrar vida. Al comprobar las sensaciones de los espectadores dentro de sus cuadros. Al conseguir transmitir el placer y el terror en todas las dimensiones.