Leequid

4 manzanas tienen tanta azúcar como un bote de coca cola

0
Lun, 4 Jul 2016

Yo soy de los que se toma sus 5 piezas de fruta al día o más y de vez en cuanto te encuentras con alguno que te dice… “la fruta tiene mucha azúcar…” y esto te lo dice gente que se toma sus coca-colas, galletas, donuts o cosas similares…

Encuesta: ¿Es mejor comer la fruta entera o en zumo?


Así que, un breve análisis de qué es el azúcar y cómo se comporta dependiendo del tipo de alimento.

Primero, la cantidad de azúcar que tiene cada tipo de alimento

  • Una fruta por defecto suele tener un 10% de azúcar.
  • Una galleta, cereales o bebidas no integrales o sin azúcar suelen tener un 33% de azúcar.

Ahora vayamos a explicar qué ocurre cuando te comes una manzana, cuando te comes una galleta y cuando bebes un refresco azucarado

Masticar una fruta te está dando agua (80% o más), azúcar, mucha fibra y vitaminas.

El azúcar es lo que el cuerpo utiliza para formar la energía. O bien se convierte la energía almacenada en los músculos y en el hígado, o tu cuerpo lo utiliza inmediatamente.

El azúcar es azúcar

El azúcar refinado (azúcar blanca) —la que pones en el café o té y se usa en dulces / caramelos— es la sacarosa molécula, un compuesto de glucosa y fructosa.

El azúcar que se encuentra en la fruta depende de la fruta individual y puede estar compuesta de múltiples azúcares diferentes, como glucosa, fructosa y/o sacarosa. Aunque los azúcares que se encuentran en las frutas son las mismas que las de azúcar refinado, su absorción depende de sus estructuras químicas y del procesamiento del alimento. Como resultado de ello, la fruta y el azúcar refinado tienen efectos muy diferentes en el cuerpo.

Las Manzanas son una fuente rica en fibra y ayudan a la digestión saludable.

El almidón es otro carbohidrato que se encuentra en las plantas, compuesto de glucosa. Su digestión depende de la presencia el la pared celular de la planta. Cuando el almidón está intacto, la digestión se ralentiza. La fibra también se encuentra en las paredes celulares de las plantas y no se puede dividir de forma natural en el intestino delgado. En cambio, las grandes bacterias del intestino descomponer la fibra, que ayuda a mejorar su movimiento intestinal y el metabolismo. La fibra retarda el proceso global de la digestión, ayudando a prevenir aumentos de azúcar en la sangre y la grasa.

La fruta es muy rica en fibra, por lo que su absorción es diferente a la de los azúcares refinados.

Como resumen: El azúcar que está en la fruta tarda en ser digerida y se absorbe lentamente por el cuerpo. De esa forma el cuerpo lo asimila lentamente y el hígado trabaja de forma regular.

Por el contrario, el azúcar refinada...

Un alto consumo de azúcar refinada puede contribuir a un aumento de los niveles de azúcar e insulina en sangre.

El problema con el azúcar refinada —y la razón que contribuye a la obesidad y las enfermedades crónicas— es su rápida tasa de metabolismo, la falta de nutrientes saludables y la incapacidad que tiene de hacernos sentir llenos.

El azúcar proviene de la caña de azúcar, sin embargo, el refinamiento extremo ha eliminado todos los nutrientes de fibra y vegetales. El azúcar refinado se descompone rápidamente en glucosa y fructosa. El aumento de la glucosa hace que tengamos picos de insulina y de los niveles de azúcar en la sangre, que nos dan un aumento rápido de la energía. Si no se utiliza esta energía de inmediato, en tu cuerpo se puede convertir en grasa.

La fructosa se metaboliza en el hígado y se absorbe a la vez, lo que aumenta la producción de células de grasa y la carga de trabajo en su hígado. La digestión rápida de azúcar refinada impide la saciedad incluso después de comer una barra de chocolate rica en calorías, dejándonos con hambre.

A esto se le llama al ciclo vicioso del azúcar. Más azúcar, más grasa, más ansiedad por comer porque no nos sentimos llenos, más azúcar, más hambre…

La Fruta es mejor

La fruta contiene muchos beneficios en comparación con el azúcar refinado. Además de ser rico en antioxidantes, fitonutrientes, vitaminas y minerales, la fruta es una excelente fuente de fibra. La presencia de fibra en frutas determina lo que ocurre con los azúcares de la fruta en el cuerpo y la rapidez con que se descomponen en el tracto gastrointestinal. A diferencia del azúcar refinado, la fibra de la fruta se expande en su intestino, lo que hace que se sienta lleno. La fibra es el mayor secreto de por qué azúcares de la fruta no son tan peligrosos como el azúcar refinado, evitando los azúcares se rompa rápidamente y se almacenen como grasa.

Al mantener la fibra de la fruta, masticarla hace que la absorción de los azúcares se haga más lenta.

Cuatro manzanas pueden contener la misma cantidad de azúcar que una lata de refresco azucarado, pero el lento ritmo de absorción reduce al mínimo cualquier aumento en el azúcar en la sangre. Oleadas de azúcar en la sangre hacen que el  páncreas se endurezca, aumente las reservas de grasa, y puede contribuir a la resistencia a la insulina, lo que aumenta el riesgo de diabetes tipo 2.