Leequid

Una gran batalla de agua une a Palma de Mallorca

0
Sáb, 10 Sep 2016

Metralletas cargadas y granadas listas. Nos vamos a la batalla.

Estamos en Palma de Mallorca. Es el primer domingo de septiembre y se libra una importantísima contienda. Hay dos bandos: Canamunt y Canavall. Escoge sabiamente, aunque, te advierto: ninguno saldrá impune. Los tambores que anuncian la guerra ya redoblan y las banderías se inflan de valor. Gritos sobre gloria y victoria. Recargamos: Empieza una batalla de agua épica.

La historia mallorquina convertida en una divertida fiesta

Por segundo año consecutivo, los jóvenes llonguets (como se autodemoninan los de Palma) participan en la reconstrucción en clave de humor de uno de los episodios históricos más turbulentos de la historia de la ciudad. De raíces shakespearianas, allá por el siglo XVI empezó una importantísima escaramuza entre las dos mitades de la ciudad, Canamunt y Canavall (Casa Arriba y Casa Abajo), que se prolongó durante más de un siglo. Huelga decir que la violencia fue ejercida ampliamente. Hoy, siglos más tarde, desde el colectivo palmesano Orgull Llonguet se recupera la Historia para convertirla en una fiesta popular nutrida por el orgullo de pertenecer a Palma.

¿Falta fiesta? Pues nos la montamos nosotros

Todo surgió de la falta de sentimiento de colectividad que sentían los jóvenes de Palma. Así como en los pueblos de la isla de Mallorca las fiestas patronales son sinónimo de hermandad, en la capital faltaba esa ilusión de celebrar el orgullo de pertenecer a ella. En parte, podemos buscar las causas en el turismo, que sumerge a la ciudad en una vorágine en la que el palmesano es apartado a un lado, y también en la mala gestión de las fiestas y las actividades que se realizaban.

Pero llegaron los de Orgull Llonguet, muy comprometidos con la juventud y las fiestas por y para ella, y consiguieron recuperar el sentimiento de orgullo de una manera muy simple: luchar por la ciudad (nuestra ciudad). Efectivo y divertido. Así es como se reúnen cerca de un millar de personas de todas las edades a defender su bando en una batalla donde el imaginario guerrillero es sorprendente: Bazokas con botellas de agua, catapultas a base de embudos y gomas, bombas que son globos de agua, etc.

Y todo acaba con la muerte de un juez (hecho verídico) que al día siguiente, para concluir las fiestas, los propios combatientes entierran en acto de sátira (pues ellos mismos lo mataron) y brindan a su salud con la pócima mágica que el juez dejó en herencia. Dicen las malas lenguas que se trata de un chupito de Jaggermaister, pero no está bien perturbar a los plañideros con minucias, así que dejaremos que se lo tomen a gusto.

 

El orgullo llonguet se instala (esperemos) para muchos años

Y así es como se reactiva la cultura popular de una ciudad: con ganas de pasárselo muy bien. Poco a poco los palmesanos dejan atrás este gentilicio para adentrarse en el orgullo de ser llonguets y se crean tradiciones año tras año en la que se respeta la historia de la ciudad y se llena a los ciudadanos de orgullo e ilusión.

La moraleja es que sí, otras fiestas populares son posibles. Sí, se puede cambiar el mundo. En este caso, en que las fiestas populares son del pueblo, el propio pueblo ha decidido cómo celebrarlas. Esperemos que muchos se puedan contagiar de estas ideas fantásticas que se están desarrollando en Palma de Mallorca y que la fiesta de Canamunt y Canavall acabe consolidándose como tradición.

Larga vida a las iniciativas jóvenes y llenas de ilusión.

 

P.D: Si en las fotos notáis más presencia de Canavall... Es porque una servidora supo escoger bien de bando.

[gallery ids="https://www.leequid.es/wp-content/uploads/2016/09/P9041301©RobertoLeón.jpg|©Roberto J. León,https://www.leequid.es/wp-content/uploads/2016/09/P9041523©RobertoLeón.jpg|©Roberto J. León,https://www.leequid.es/wp-content/uploads/2016/09/P9041555©RobertoLeón.jpg|©Roberto J. León,https://www.leequid.es/wp-content/uploads/2016/09/P9041582©RobertoLeón.jpg|©Roberto J. León,https://www.leequid.es/wp-content/uploads/2016/09/P9041616©RobertoLeón.jpg|©Roberto J. León,https://www.leequid.es/wp-content/uploads/2016/09/P9050232©RobertoLeón.jpg|©Roberto J. León,https://www.leequid.es/wp-content/uploads/2016/09/P9050254©RobertoLeón.jpg|©Roberto J. León,https://www.leequid.es/wp-content/uploads/2016/09/P9041413©RobertoLeón.jpg|©Roberto J. León"]

Fotos cortesía de Roberto J. León. Más en su blog Lux in Arcam.