Política
El comisario de Energía, Miguel Arias Cañete
El comisario europeo de Energía, Miguel Arias Cañete
|
Fuente
:
Comisión Europea

Panamá connection: los negocios bajo sospecha de Cañete y familia

No es la primera vez que se señala al comisario europeo con el paraíso fiscal centroamericano

Lun, 4 Abr 2016

Micaela Domecq-Beaumont, esposa del exministro y comisario europeo, Miguel Arias Cañete y otros once miembros de la familia Domecq aparecen en la investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), vinculados con una de las cuentas offshore de los papeles de Panamá. Todos ellos aparecen como autorizados de la empresa con sede en Panamá, Rinconada Investments Group S.A. La firma fue registrada el 18 de noviembre de 2005 a través de Mossack Fonseca, el bufete de abogados del país centroamericano especializado en sociedades ‘offshore’ y del que ha partido la filtración.

Curiosa estructura

La empresa panameña, cuyo nombre parte de una de las ganaderías de la familia Domecq, tiene una curiosa estructura para realizar cualquier acción. Los doce miembros del clan que se reparten las firmas autorizadas están divididos en dos grupos y los miembros del grupo A necesitan la firma de alguien del grupo B para imponer una decisión, mientras que no es así, al contrario.

En este grupo B, que tiene la última palabra, están Fernando,Cecilia, Ignacio, Rafael y Miguel Domecq Solís-Beaumont,todos hermanos de Micaela que se encuentra en el Grupo A.

Además, las acciones de la compañía están al portador, un método utilizado frecuentemente para ocultar el beneficiario real de la sociedad.

¿Qué tiene el ministro con Panamá?

No es la primera vez que el nombre de Cañete ha estado asociado a una cuenta opaca en Panamá. En mayo de 2014 el diario InfoLibre destapó cómo el entonces ministro de Agricultura y su familia utilizaron al menos cinco empresas panameñas para hacer negocios. En concreto, Cañete estuvo directamente ligado a la gestión de dos de ellas, Lucite Development Inc. y Angelmo International Corporation.

Los negocios Cañete-Domecq

Tampoco es la primera vez que los negocios de la familia política de Miguel Arias Cañete salpican al exministro de Agricultura. Durante su examen para acceder a comisario europeo de energía se conoció que la firma Agrícola Micaela Domecq S.L., cuya administradora única es la esposa de Cañete, ayudas de la Unión Europea en 2012 por 149.835 euros, a partir de los Fondo Europeo Agrícola de Garantía (FEAGA) y del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER).

En el momento que se recibieron las ayudas, el por entonces ministro de Agricultura estaba participando en las negociaciones con las autoridades europeas preparando el programa de ayudas de la Política Agracia Común (PAC) en el tramo 2014-2020".

Varios años antes, cuando Cañete era concejal en Jerez de la Frontera y eurodiputado, dos sociedades en las que figuraba como apoderado o consejero, Capa SA e Invalsur SA, en la primera como apoderado y en la segunda como administrador único a través de la empresa Arias Domecq SL, recibieron 251 millones de pesetas de los fondos de la PAC entre 1996 y 2000.

Y los tejemanejes de Cañete

Además de los negocios familiares, Miguel Arias Cañete siempre ha estado señalado por sus actividades privadas mientras ocupaba cargos públicos. También cuando llegó a la Comisión Europea desde Bruselas se le obligó a vender las acciones que tenía en diversas petroleras.

También durante la campaña europea se conoció que una de sus empresas, la Compañía Mercantil Petrolífera Ducar S.L., recibía una concesión administrativa con la autoridad portuaria de Ceuta, algo que ocultó en su declaración al Congreso de los Diputados, donde dijo que dicha empresa no tiene "ninguna relación con el sector público".

La última aparición de Cañete y sus negocios ha sido cuando se destapó el escándalo de Acuamed, en el que según el auto judicial el comisario de Energía ordenó directamente adjudicaciones fraudulentas.

Para más información sobre Cañete y asociados, pincha aquí y accede al especial elaborado por nuestro colaborador Los Genoveses.

 

Alejandro Godoy es redactor de El Plural