Política

Los memorialistas exigen a Rajoy que condene la dictadura franquista el próximo 20N

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica reclama un reconocimiento público a las víctimas

A. Moya
0 |
0
Mar, 20 Oct 2015

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, atiende a los medios de comunicación en Bruselas (Bélgica). EFE



La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha requerido al Gobierno que preside Mariano Rajoy para que el próximo 20 de noviembre coincidiendo con el aniversario de la muerte de Francisco Franco, lleve a cabo una Declaración en la que condene la dictadura franquista. Además, la ARMH
que ha presentado esta solicitud en el registro del Palacio de la Moncloa quiere que el Ejecutivo, reconozca públicamente a las víctimas.

Y no solo eso, además plantea que se realice un público homenaje “a los hombres y mujeres que durante cuarenta años arriesgaron tantas cosas, incluso la vida, para que pudieran regresar las libertades democráticas que había sido conculcadas por la fuerza, el 18 de julio de 1936”.

Derechos vulnerados
“Durante las casi cuatro décadas de dictadura, numerosos derechos fundamentales fueron vulnerados; las mujeres eran ciudadanas de tercera clase, los homosexuales y las lesbianas eran tratados como delincuentes y los opositores al régimen perseguidos, torturados, detenidos ilegalmente y en algunos casos asesinados”, explican en su escrito.

No se han reparado los daños
Consideran que en estos cuarenta años de recuperada democracia “el Estado no ha terminado de reparar los enormes daños que causó la dictadura. Todavía hay 114.226 hombres y mujeres desaparecidos por la represión de los militares que organizaron un largo y sangriento golpe de Estado”.

Declaración de Gobierno el 20 N
“Quienes se sacrificaron en la lucha para el regreso de las libertades han muerto en silencio, sin el reconocimiento que merece su enorme sacrificio. Por esa razón, desde la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, queremos proponerle que el próximo viernes 20 de noviembre, en el Consejo de Ministros, se lleve a cabo una Declaración del Gobierno que conmemore esa fecha”, continúan.

Condena al golpe de Estado
Este comunicado debe condenar la dictadura franquista, “el golpe de Estado del 18 de julio de 1936, la crueldad de un régimen que llevó a cabo numerosas violaciones de derechos humanos, algunas pendientes por resolver, y que se reconozca la lucha de miles de hombres y de mujeres que pusieron en riesgo sus vidas por considerar que la ciudadanía tenía derecho a vivir en libertad”.

El deber de las instituciones
“Desde los cuarenta años que hemos vivido tras la recuperación de las libertades, es un deber de las instituciones conmemorar el regreso de la democracia y reconocer el esfuerzo y el compromiso de quienes mantuvieron viva la lucha por derechos fundamentales en tiempos tan oscuros como los de la dictadura”.

Aportan ejemplos
La ARMH solicita al Gobierno una declaración similar a las que ha llevado a cabo en otros momentos, relacionadas con hechos puntuales o en apoyo a días internacionales. En concreto plantean como ejemplo algo que sea algo similar a lo que el Ejecutivo de Rajoy hizo en el día de las desapariciones forzadas.

Un escrito sorprendente
En aquella ocasión, el 30 de agosto de 2013 el Gobierno afirmaba ni más ni menos que esto: “En la actualidad, resulta especialmente preocupante el aumento de las desapariciones forzadas o involuntarias en diversas regiones del mundo. Por ello, España, uno de los primeros países de Europa en ratificar la Convención de Naciones Unidas para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas, viene promoviendo e instando su ratificación por otros países”.

¿A qué desaparecidos se referían?
Y continuaba: “ El objetivo de la celebración de este día internacional es poner de relieve estos crímenes y no olvidar a todas las personas que son víctimas de desapariciones forzadas. (…)” Ya en su día las asociaciones memorialistas comentaron esta declaración conceptuándola incluso como al menos “cínica”. Hasta que llegaron a la conclusión de que se referían a desaparecidos de otros países.