Política

El PSOE denuncia que el Gobierno trabaja en una 'ley mordaza' contra los medios

Críticas desde la clase política por el intento de "perseguir a los periodistas" para tapar los casos de corrupción

0
Jue, 30 Abr 2015

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, conversa con el ministro de Justicia, Rafael Catalá, durante la sesión de control al Ejecutivo que se celebra en el Congreso. EFE



Desde la clase política también le llegan críticas al Gobierno por su propuesta de sancionar a los medios de comunicación por publicar informaciones sobre casos judiciales bajo secreto de sumario, una idea lanzada este miércoles por el ministro Catalá. El portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Antonio Hernando, ha acusado al Ejecutivo de trabajar en "una ley mordaza contra los medios.

Es algo que piensa el Gobierno desde hace tiempo
El ministro, ha dicho Hernando, "no se ha equivocado y por una vez" ha dicho lo que piensa, porque el Gobierno trabaja en una "ley mordaza" para los medios de comunicación que realicen filtraciones sobre corrupción.

"El ministro intenta resolver este desaguisado que han producido sus palabras diciendo que ha sido un error. Pero Catalá no ha cometido un error. Es un desliz, y por una vez ha dicho lo que piensa. Y en lo que está pensando el Gobierno desde hace tiempo, desde Gallardón, que es en poner una mordaza a los ciudadanos que protestan y también a los medios que publican información de corrupción", ha señalado en declaraciones a los medios en los pasillos del Congreso.

"No vamos a permitir de ninguna manera que esta ley mordaza que ya se ha aprobado para la ciudadanía se extienda a los medios de comunicación" que publican información contra la corrupción, ha añadido el diputado socialista.

Susana Díaz lo ve "un ataque en toda regla a la libertad de expresión"
La presidenta de Andalucía, Susana Díaz, lo ha considerado "un ataque en toda regla a la libertad de expresión y la democracia en este país". Ha admitido que ella ha conocido "autos por la prensa antes de que llegaran" a la Junta de Andalucía, y ha admitido que eso "no nos gusta", pero "nunca se me hubiera ocurrido decir que como eso no está bien, que se castigue a quién informa, al mensajero".

Una ocurrencia
Desde el PSOE, también ha contestado al ministro Antonio Miguel Carmona, candidato a la Alcaldía de Madrid, que ha tildado de "ocurrencia" las declaraciones del ministro y ha recordado que los grandes casos de corrupción han sido destapados por los medios, y no por políticos.

"Matar al mensajero no disminuye la derrota"
El  portavoz de Justicia de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, ha acusado al Gobierno de pretender "matar al mensajero" para tratar de tapar los casos de corrupción que va a conociendo la opinión pública a través de los medios de comunicación.

"Desde Plutarco, matar al mensajero no disminuye la derrota", ha subrayado Llamazares, que ha aconsejado al Gobierno evitar casos de corrupción y no intentar "perseguir a los periodistas".

Una regresión democrática
El portavoz adjunto de UPyD en el Congreso, Carlos Martínez Gorriarán, considera "increíble" y una "regresión democrática" cualquier injerencia o limitación en la libertad de prensa que pueda plantear el Gobierno.

"Es increíble. Cada vez estamos peor. Pensábamos que con la marcha de Gallardón se había pasado etapa, pero estamos en lo mismo. Una justicia sin medios y politizada". "Al final, se va a ver esta legislatura como de gran retroceso en materia de libertades. Este sería uno más, espero que no ocurra", confía.

Cifuentes se apresura a desmarcarse
Desde las filas del PP, a Catalá le ha respondido la candidata  a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, que ha asegurado que no está "de acuerdo en absoluto" con las declaraciones del ministro de Justicia porque "los medios tienen que informar, es su obligación y un derecho constitucional".

Cifuentes, que está ya de lleno en la precampaña, se ha cuidado de desmarcar del partido las declaraciones del ministro, al afirmar que "no es un debate del PP ni una propuesta que esté sobre la mesa", sino una opinión "desafortunada" de Catalá. La hasta hace muy poco delegada del Gobierno, sin embargo, fue centro de críticas en su momento por sus ataques a la libertad, cuando pidió regularizar el derecho de manifestación.