Sociedad

El 'voto de pobreza' del arzobispo de Badajoz: una "suite de lujo" de 500 metros con jacuzzi e hidromasaje

Medio centenar de sacerdotes extremeños reclaman a la Nunciatura que ponga fin al "tren de vida" del prelado

0
Lun, 3 Nov 2014

Santiago García Aracil, Arzobispo de Badajoz, criticado por medio centenar de sacerdotes por su alto "tren de vida"



Parece ser que el voto de la pobreza no va con el arzobispo de Badajoz, Santiago García Aracil. Medio centenar de sacerdotes de la
  Diócesis de Mérida-Badajoz ha denunciado ante el Nuncio, Renzo Fratini, con una misiva en la que le acusan de “gastos llamativos, inoportunos y escandalosos”.  Estas  circunstancias se han conocido en el relevo de García Aracil y el reciente nombramiento de Celso Morga como  “obispo coadjutor” de la Diócesis.

Un tren de vida “lujoso” y obras faraónicas
Los sacerdotes en la carta recuerdan al representante del Vaticano en España que su arzobispo ha llevado siempre un “tren de vida lujoso” y en la recta final de su pontificado ha puesto en marcha dos grandes obras que pueden hipotecar el futuro de la Diócesis” por muchos años”.

Entre los proyectos puestos en marcha por el prelado  se encuentran: la remodelación del seminario de la Diócesis, con un presupuesto de 1,5 millones de euros, ejecutadas por la constructora Ojalma y también la remodelación en la sede del palacio episcopal, según se desprende de una información de El Mundo. Por otra parte, también se están realizando trabajos en el palacio, de la mano de  Vmz Licons, que no se presupuestaron ni salieron a concurso. Los sacerdotes también desconocen el coste de estas obras. Con todos estos proyectos, el prelado, en la recta final de su pontificado dejaría una deuda de más de 3 millones de euros.

Desde la empresa constructora, consultada por ELPLURAL.COM, su gerente, Víctor Muñoz, ha desmentido las cifras aportadas y ha señalado que "como mucho son 83.000 euros" el coste de los trabajos para los que se redactó "el proyecto y presupuesto correspondiente", ha sentenciado.

“En contra de la austeridad pastoral”
La carta de los sacerdotes critica que el edificio, situado en el centro de Badajoz, se compró en 2001 y está destinado a oficinas y dependencias de la Curia diocesana. Los sacerdotes denuncian que estos trabajos van “en contra de los criterios de austeridad pastoral y sentido común”. Y censuran también el traslado de las dependencias de la Diócesis. Los sacerdotes son muy críticos con las últimas operaciones inmobiliarias del nuncio. “Los gastos que genere esta decisión pueden ser llamativos, inoportunos y escandalosos por innecesarios, ya que la diócesis tiene residencias suficientes para ofrecer tanto al arzobispo titular como al actual emérito”, denuncian.

Una ‘suite de lujo’
Los clérigos saben ya que el arzobispo reside en una vivienda de más de 500 metros cuadrados y consideran que está convirtiendo la tercera planta del palacio episcopal en “una suite de lujo”. Las nuevas dependencias contarán con una equipación lujosa, “un enorme vestidor, revestido de madera con espejo de cuerpo entero; suelos de mármol y maderas preciosas; mobiliario de lujo; baño con hidromasaje y jacuzzi; cocina a la última; salón y despacho con paredes de mármol a media altura. También una biblioteca equipada con la más moderna tecnología.

Lujo entre pobreza y paro
Ante tanta ostentación de riqueza los sacerdotes han puesto el grito en el cielo y creen que actúa como “un virrey que no escucha a nadie” y reclaman a la Nunciatura que intervenga. Los sacerdotes consideran que la diócesis ya tiene residencias suficientes para ofrecer tanto al arzobispo titular, al coadjutor y al emérito y al que lo sea en su día, viviendas muy dignas tanto en la ciudad de Badajoz como en la de Mérida", subrayan.

Los clérigos van más allá en su crítica hacia el obispo. Consideran que la provincia de Badajoz sin llegar a ser una región subdesarrollada sí es la única provincia del país “objetivo preferente de la Unión Europea”, una región "con un índice de paro del 29,4%" y que alcanza la desgraciada cifra del 64% entre los jóvenes de entre 25 y 34 años sin estudios primarios, ilustran.

Austeridad y prudencia pastoral"
Los curas han reclamado  “prudencia pastoral y el sentido común”  para “ser una Iglesia austera, en consonancia con las realidades de nuestro pueblo y en sintonía con la exigencia evangélica en la que tanto insiste el Papa Francisco". ELPLURAL.COM se ha puesto en contacto con la Diócesis de Badajoz y no han querido "afirmar ni desmentir" la misiva de los sacerdotes.