Política

Florentino 'de La Mancha' a la caza también de la tarta millonaria del basurero nuclear

Enresa, presidida por un hombre de confianza de Cospedal, dirá este lunes las empesas que optan a la construcción del ATC, entre las que están dos del presidente del Real Madrid

0
Dom, 26 Oct 2014

Cospedal en los terrenos del ATC en Villar de Cañas conoria. (Foto: H. Fraile // JCCM)



Florentino Pérez, amigo del esposo de María Dolores Cospedal, con la que también guarda una estrecha relación personal, se ha convertido en el constructor de moda en Castilla-La Mancha, comunidad donde recibe importantes y multimillonarios encargos, como la construcción/privatización del nuevo hospital de Toledo, una tarta de 1.850 millones de euros a repartir a través de una UTE con otras dos empresa del sector (Acciona y OHL, cuyo presidente, Villar Mir, está imputado en un caso de supesta corrupción), a lo que hay que añadir obras menores, como el remonte mecánico de Safont en Toledo (2,2 millones de euros), entre otras. Y por si fuera poco, ahora Florentino de La Mancha se dispone a recibir un bocado de 218 millones de euros si como todo parece indicar podría ser concesionario de las obras del basurero nuclear que se construirá en la localidad conquense de Villar de Cañas.

Fin del plazo y apertura de ofertas
Este lunes finaliza el plazo de presentación de ofertas, donde se encuentra la oficializada por el dueño y señor de ACS, según ha podido saber ELPLURAL.COM, que opta a la construcción de este polémico Almacén Temporal Centralizado (ATC) a través de su filial Dragados y en unión temporal con Ferrovial y Construcciones Sarrión, constructora ésta última doméstica mimada por el Palacio de Fuensalida, sede del Gobierno de Castilla-La Mancha, que ya ha recibido encargos de adecuación de carreteras circundantes con el estercolero nuclear, por valor de 3,3 millones de euros. Florentino Pérez conoce perfectamente los entresijos de las concesiones y sabe por experiencia que siempre es buena la asociación con una empresa local y si, además, está presidida por el máximo responsable de la CEOE-CEPYME de Cuenca, Abraham Sarrión, entonces, miel sobre hojuelas.

Florentino tiene un plan “B” por si las moscas
Y como viejo zorro que es, el amigo de Ignacio López del Hierro, esposo de María Dolores Cospedal, ha preparado también un plan “B” por si falla la oferta de la citada UTE. En esta ocasión, Florentino Pérez, siempre dispuesto a acudir a todos los saraos socio-económicos que protagoniza la secretaria general del PP, tiene previsto asocinarse con Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), presidida por Esther Alcocer Koplowitz, a través de su filial Vías y Construcciones, compañía que consiguió las obras del citado remonte toledano. De esta forma, el presidente del club blanco estaría presente en dos de las tres ofertas que se han presentado para ejecutar las obras de 218 millones. La tercera en liza es la unión entre OHL y Acciona, socios como mencionamos al principio del negocio redondo del nuevo hospital universitario de Toledo.


Cospedal con el alcalde de Villar de Cañas, el ministro Soria y el presidente de ENRESA. (Foto: H. Fraile // JCCM)



Cospedal controla Enresa y la ATC
Sea como sea, el caso es que la concesión de este contrato público de mayor montante económico hasta el momento no es ajena a la presidenta de Castilla-La Mancha, ya que fue Cospedal, y solo élla , la que movio todo los hilos para que la dirección de Enresa y los pormenores de la construcción de la ATC pasaran por sus manos a condición de cambiar de opinión y ofrecer en bandeja de plata a Rajoy Castilla-La Mancha como basurero nuclear de España. Control que logró totalmente, como lo prueba el nombramiento de Ramón Aguirre como presidente de la Sepi, su antiguo colaborador ya que estuvo bajo sus órdenes en la dirección de Metro cuando era consejera de Transportes del Gobierno de Madrid, para posteriormente desembarcar como “paracaidista” en Guadalajara donde fue elegido diputado nacional del PP. La Sociedad Española de Participaciones Industriales, además de controlar Correos, Mercasa, Navantia, Hunosa o TVE, entre otras, también decide sobre Enresa, empresa encargada de los residuos radiactivos y liderada por un neófito en el sector, el exalcalde de Ciudad Real y exdiputado regional, Francisco Gil-Ortega, encargado de administrar mil millones de la construcción del cementerio nuclear y una persona de extrema confianza de Cospedal, quién ganó la baza a Soraya Sáenz de Santamaría y al mismísimo Cristóbal Montoro, responsable en teoría de la Sepi, ahora de “exclusiva propiedad” de la secretaria general del PP.

4,6 millones a la empresa de la supuesta mordida
Y es que el basurero radiactivo es el gran negocio donde todas las grandes constructoras del país han puesto sus ojos. Unas con mayor suerte que otras, como es el caso de Sacyr, compañía cuyos dirigentes están imputados por entregar al PP de Castilla-La Mancha una supuesta mordida de 200.000 euros para la campaña electoral de Cospedal de 2007. Pues bien, Sacyr, que no participa por ahora en el reparto de la tarta del ATC, sí ha “pillado cacho” indirecto, dice un alcalde socialista a este periódico, en la concesión de los doce millones que el Gobierno de Cospedal ha sacado a concurso para acondicionar las carreteras de la zona de influencia del cementerio nuclear. Concretamente, la empresa presidida por el imputado Manuel Manrique se ha llevado 4,6 millones de euros en concepto de “redacción del proyecto de construcción y ejecución de las obras de acondicionamiento de la carretera...(
ver DOCM)”.

58 meses de ejecución
Las prisas apremian. Enresa quiere ejecutar las obras en un plazo récord. Según el pliego de condiciones en la licitación se prevé una duración de la construcción de la obra civil principal del cementerio nuclear de 58 meses a partir de la concesión, que tendrá lugar en el plazo máximo de un mes desde la formalización del contrato prevista para el 1 de febrero de 2015. Entre los plazos e hitos más significativos de la obra destacan los siguientes: “la terminación de la construcción del almacén de espera de contenedores en 12 meses, la terminación de los módulos de almacenamiento 1 y 2 en 24 meses y la terminación de la fase 1 en 27,5 meses desde dicho permiso”, recoge la empresa encargada del ATC.