Reformas o destrucción

El llamar a algo por su antónimo es un juego muy manido, propio de los malos políticos que traicionan a la ciudadanía.

0
Vie, 22 Jun 2012

Pues esto, es lo que está haciendo el Gobierno de Rajoy en todas y cada una de sus acciones políticas. Todos sus actos de gobierno pretenden inocularse en la opinión pública a través de dardos dialécticos envenenados con deshonestas intenciones. Como no podemos hablar de todas sus decisiones por cuestiones de espacio, escojo el tema de los mineros aprovechando que hoy arranca la marcha negra hacia Madrid.

Incluso en el escenario de que el carbón ya no sea rentable, lo que es infinitamente menos rentable para España es dejar parados a una parte importante de la fuerza activa de este país. Y esto es desde el punto de vista de la estructura económica, porque si hablamos ya desde el punto de vista social, dejar a familias enteras sin el medio que les da de comer es, directamente, una acción criminal. Y esto también vale para la sanidad o la educación.

Así que no hagamos ni caso a ese dardito de cianuro sociológico, impreso con la palabra reformas, que el Gobierno nos quiere vender, ya que si realmente buscasen reformas, en lugar de dejar sin empleo a los mineros que trabajan en el carbón, se estarían realizando los procedimiento pertinentes para recolocarlos en un sector pujante como puede ser la energía solar.

Porque lo que está claro es que se agote o no el carbón, lo que no está para nada agotada es la mano de obra de las comarcas mineras. Reformando de verdad, en lugar de destruyendo como hacen los del PP,  estaríamos siendo competitivos como país y al mismo tiempo justos con el esfuerzo que durante toda su vida han hecho los trabajadores.

Eso sería una reforma señor Rajoy, lo que ustedes están haciendo es destruir vilmente y con todas sus letras el país y nuestro futuro.

No se lo podemos permitir.  ¡Rajoy, a la calle!

Alfonso Cortés González es vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga.
www.alfonsocortes.com