Economía

El Gobierno quiere colocar a Rato en Repsol

De Guindos ya ha hablado con La Caixa, una de las mayores accionistas de la petrolera

0
Dom, 13 Mayo 2012

La derecha nunca ha tenido complejos a la hora de hacer negocios. y si en cualquier otro país sería un escándalo colocar a quien tuvo que dimitir de la presidencia de la cuarta entidad financiera del país por su quiebra, en España el PP sabe que tiene manga ancha, por la mayoría absoluta y por el apoyo mediático.

Futuro en Repsol
El mismo día en el que Rodrigo Rato presento su dimisión, en el Gobierno y en el PP ya se dio una consigna: hay que "colocar bien" a Rodrigo. Es mal enemigo y mejor "tenerle con la boca cerrada", se comentó en la sede del PP según ha podido saber ELPLURAL.COM.

Aunque el PP y los medios de su "sintonía " ideológica hayan iniciado una buena estrategia de culpar de todo al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, no hay ni un solo empresario o economista serio que no piense, aunque lo calle, que la gestión de Rato al frente de Bankia ha sido un desastre. Es cierto que heredó una caja, la de Madrid, en estado crítico, pero esa caja siempre estuvo gestionada por el PP (Esperanza Aguirre y el amigo íntimo de Aznar, Blesa). Y es absolutamente imposible creer que alguien que estuvo al frente del Fondo Monetario Internacional durante dos años no supiera cómo estaba la antigua Caja Madrid.

Cuando Rato aceptó la Presidencia que le ofreció Rajoy sabía cómo estaban las cosas.

Y si a Rodrigo Rato le engañó el Banco de España con la fusión de la CAM (caja siempre controlada por el PP valenciano), es responsable de haberse dejado engañar. ¿Acaso no era tan listo?

Y además Rodrigo Rato es responsable de no haber apostado por la fusión con La Caixa y de haberse empeñado en querer seguir en solitario. Miguel Ángel Fernández Ordóñez es responsable de haberse creído que Bankia podía seguir sola y de primar su "peloteo" al PP a los intereses del país. MAFO debió dimitir el mismo día que Rato.

De Guindos, negociador
El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha sido el encargado de hablar con varias grandes empresas, hasta el momento todas energéticas, para que acojan a Rato como miembro de sus consejos de administración. La gestión que ha prosperado es la de Repsol, donde Rato entraría como consejero en los próximos dos meses, para dar tiempo a que enfrié la polémica, y luego daría el salto a la Presidencia de la compañía.

¿Qué dirá Brufau?
Lo llamativo de estas gestiones es que el Gobierno con quien ha hablado para la operación Repsol es con La Caixa, uno de los mayores accionistas de la petrolera. Según ha podido saber ELPLURAL.COM, Brufau se ha enterado del tema por terceras personas pero habría dado su visto bueno.

Y es que el actual presidente de Repsol no está para guerras con el Gobierno. Son ya muchas las voces que señalan que no supo manejar el conflicto con el Gobierno argentino y que su carácter, un tanto agresivo, provoco la animadversión personal de la presidenta argentina. En Madrid hay quien dice que si Repsol se hubiera cargado a Brufau las cosas no hubieran ido tan lejos. Pero una cosa es tener a Rato de consejero y otra dejar que le quite el sillón de la Presidencia. Este verano promete.