Sociedad

10 realidades que no debes olvidar en el Día Internacional de la Mujer

Desigualdad, brecha salarial, violencia de género y sexual… hasta en los refranes y las tradiciones se puede ver la discriminación a la mujer

199
Mar, 7 Mar 2017

¿Y si en el mundo parasen todas mujeres durante media hora? ¿Qué ocurriría? Esto es lo que este 8 de marzo por el Día Internacional de la Mujer quieren comprobar las asociaciones de mujeres de medio mundo. De 12:00 a 12:30 y en 28 países, las mujeres y los hombres comprometidos harán huelga en sus puestos de trabajo o de cuidado de otros para demostrar lo importante que es la labor de las mujeres en todas las facetas de la vida.

Y la pregunta es ¿por qué es necesario demostrar algo así? Pues porque a día de hoy, pese a los avances conseguidos, las desigualdades entre hombres y mujeres son la tónica diaria. Una mujer, por muy cualificada que esté, sigue cobrando menos que sus compañeros masculinos y les costará más ascender hasta los puestos de mando.

Porque todavía tenemos que cerrar cada año con una triste y elevada cifra de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas, porque la conciliación familiar sigue siendo una asignatura pendiente o porque hasta en el lenguaje se hace un uso sexista de los adjetivos o se usa a la ligera refranes del tipo "vino y mujeres dan más pesares que placeres" o “a la mujer en casa, nada le pasa”.

Por todo ello, repasamos 10 realidades que, lamentablemente, no debemos olvidar en el Día Internacional de la Mujer.

1Violencia de género

El 2017 ha empezado con un triste récord, el de ser el año con el peor arranque en cuanto a violencia de género se refiere desde 2009. En lo que va de año, en sólo dos meses, 16 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas y hay otro caso en investigación.

Si comparamos estos primeros meses con el año pasado, el resultado es estremecedor: 5 mujeres más han perdido la vida, las mismas que en 2008, hasta ahora el año en el que más mujeres fueron asesinadas y que cerró con 76 mujeres muertas.

Y es que en España se ponen de media 426 denuncias diarias por violencia de género y pese a que, siete de cada diez juicios por maltrato acaba en condena, la eficacia de las órdenes de alejamiento y los protocolos de protección para las mujeres y sus hijos que han dado el paso de acudir a la Policía son unos de los elementos a revisar, según algunas de las asociaciones de mujeres.

“Cuando hay estos llamados repuntes de casos de mujeres asesinadas queremos buscar soluciones a problemas que son muy complejos pero, más allá, de hablar de prevención y de dar información hay que pensar cómo funcionan las órdenes de protección, como se están resolviendo los casos en la justicia, qué fondos se destinan a la protección…”, porque la violencia de género es algo más complejo, recordaba la directora de Fundación Mujeres, Marisa Soleto a ELPLURAL.COM.

Pese a que las cifras son innegables, dentro de Europa, España es uno de los países en los que más se ha luchado y conseguido. Mientras que el promedio europeo de mujeres que han sufrido este tipo de violencia se sitúa en el 33%, en España es del 22%.

Infografía cedida por Stampaprint.net

2Violaciones y agresiones sexuales

Pero si las cifras de violencia de género son estremecedoras, no podemos dejar de mirar hacia otra realidad que sufren las mujeres en todo el mundo: la violencia sexual.

Miles de mujeres en nuestro país se enfrentan cada día a diferentes niveles de violencia sexual que puede ir desde un acoso psicológico hasta la agresión y los casos son muchos más de los que podemos imaginar.

Desde diciembre de 2015 hasta noviembre de 2016, contando únicamente los casos que han llegado hasta las nueve asociaciones que forman la Federación Stop Violencia Sexual, han tenido que atender a 9.808 mujeres. De ellas, 6.336 recibieron atención jurídica y 4.569 atención psicológica.

Si miramos por comunidades, la mayor proporción de mujeres que han sido atendidas se encuentra en Andalucía, donde Stop Violecia Sexual ha recibido a un 48,5% de casos. Le siguen Cataluña, con un 15,7%; Asturias y Cantabria con un 11,8 y un 11,5% respectivamente.

Infografía con los datos de agresiones sexuales de la Federación Stop Violencia Sexual.

3Brecha salarial

La llamada brecha salarial o, lo que es lo mismo, la diferencia entre lo que cobra un hombre y una mujer en el mismo puesto de trabajo sigue creciendo en nuestro país. Tanto que Foro Económico Mundial ha tenido que lanzar un mensaje de alerta: España ha retrocedido cuatro puestos en un año hasta llegar al puesto 29.

¿Qué significa? Que en cuanto a igualdad en los salarios, España está en peores condiciones que países como Namibia o Mozambique. Y es que el salario medio de una mujer española ronda los 20.000 euros anuales mientras que el de sus compañeros masculinos puede ascender hasta los 26.000. Es decir, de media, un hombre cobra un 23% más por la simple razón de ser hombre.

Teniendo en cuenta estos datos, este mismo órgano asegura que, si todo sigue como hasta ahora, si no se empieza a legislar y tomar nuevas medidas laborales, la igualdad económica entre sexos no será una realidad hasta el año 2186.

“El mundo se enfrenta a un desperdicio del talento al no actuar con rapidez para frenar la desigualdad de género. Esto podría poner el crecimiento económico en riesgo y privar a las economías de la oportunidad de desarrollarse”, lamentaba el Foro en su informe.

4Pocas mujeres en los parlamentos

Sólo el 23,3% de los parlamentarios de todo el mundo son mujeres. Así lo afirma un informe de la UIP y, por ello, defiende la existencia de leyes como la de Paridad o el uso de cuotas y listas cremalleras (en las que se intercala un hombre y una mujer) para asegurar el acceso de las mujeres al poder Ejecutivo y a los parlamentos.  Eso sí, esta cifra ha mejorado del 22,6% en 2015 al 23,3% en 2016.

Otro dato es que en sólo el 19% de los casos, la presidenta del parlamento es una mujer.

5Mujeres que lideran compañías o son altos cargos

La desigualdad laboral es tan evidente que han llegado hasta las llamadas nuevas profesiones. Según un sondeo realizado por Universia y Trabajando.com, el 70% mujeres destacan la desigualdad profesional como un problema en el nuevo entorno laboral, tanto que el 87% ven el reciclaje profesional más como una obligación que como una oportunidad.

Antes, la razón podría ser el desigual acceso a los estudios en generaciones pasadas. Ahora, las cosas han cambiado, entre los licenciados hay con diferencia más mujeres que hombres pero otros factores como la falta de conciliación familiar, la creencia de que las tareas de la casa y el cuidado de los otros deben recaer sobre la mujer, o el simple hecho del género; hace que el porcentaje de mujeres que lideran empresas o son altos cargos sea ínfimo en comparación al de los hombres.

Así, del millar de puestos de consejeros sólo 92 están ocupados por mujeres y en realidad se trata de 84 ejecutivas, dado que ocho de ellas tienen presencia en más de un consejo, según los datos del IESE Business School y Atrevia.

Si miramos al IBEX-35, sólo hay tres mujeres al mando de grandes empresas que tengan representación en este índice.

6Desigualdad hasta en la cúpula judicial

El machismo, por desgracia, sigue arraigado en todas las capas de nuestra sociedad. Que el mundo de los altos cargos privados sigue copado por hombres es una realidad, pero es aún más triste si se habla de que esa misma realidad se da en las esferas públicas y, sobre todo en la Justicia.

En 1980 nacía el Tribunal Constitucional, la más alta instancia de la justicia dentro de España. Desde entonces, sólo una mujer ha ocupado su presidencia. Fue María Emilia Casas Baamonde entre los años 2004 y 2011 y fue propuesta por el PSOE.

Desde entonces, en los 37 años de vida del Constitucional, sólo cinco mujeres han pasado por él, cinco magistradas que jamás salieron de las propuestas o de la confianza del Partido Popular, sino de grupos y formaciones progresistas.

7Conciliación familiar

La conciliación familiar a día de hoy sigue siendo una realidad al alcance de muy pocos. De una mujer, de forma casi natural, se espera que sea madre, sin importar nada más.

Afirmar que en España se puede ser madre y a la vez tener una carrera laboral que suba como la espuma es no pensar en la realidad. Según afirman desde el Club de Malas Madres, “la maternidad SÍ penaliza” sobre todo si se tiene en cuenta que “el 58% de las madres profesionales renuncian a su carrera”. Es más, "más del 50% de las madres profesionales han vivido situaciones negativas derivadas de su maternidad".

A la maternidad, hay que sumarle el cuidado de familiares dependientes, ancianos y las tareas de la casa todavía asumidas mayoritariamente por las mujeres y que, al mismo tiempo, interfieren en el desarrollo de su carrera profesional. Malas Madres nos recuerdan que el 54% de las mujeres se ocupan de estos temas frente al 17% de los hombres.

8Hasta al usar el lenguaje

En términos, el uso de adjetivos, dichos, refranes y hasta RAE y sus definiciones podemos ver el machismo. Y es que está tan arraigado en la base de nuestra sociedad que vemos como algo totalmente normal que, por ejemplo, para decir que algo está siendo muy aburrido usemos la palabra “coñazo”, mientras que “cojonudo” se use de forma positiva. O cuando se dice zorra y zorro para una persona mala y otro listo.

Si acudimos a algo tan tradicional y típicamente español como el refranero descubrimos que las expresiones machistas abundan con dichos como "vino y mujeres dan más pesares que placeres", “a la mujer en casa, nada le pasa”, “tiran más dos tetas que dos carretas”, “mujer que guisa, se casa aprisa”, “a la mujer y a la burra, cada día una zurra” o “gallina que al gallo espanta, córtale la garganta”.

Hasta la RAE ha permitido que durante años se pueda leer en su diccionario la definición de “sexo débil” como “conjunto de mujeres”. Sólo después de saltar la polémica y de recogerse casi 94.000 en Change.org, han anunciado que añadirá que es un uso despectivo del lenguaje, pero no eliminará la definición.

9La cosificación de la mujer en la publicidad

La publicidad es un ámbito en el que el machismo, la cosificación de la mujer y el uso sexual del cuerpo de la mujer reina a sus anchas. Las marquesinas, vallas o los espacios publicitarios de la televisión están llenos de anuncios en los que no se sabe muy bien si nos quieren vender un perfume, un reloj o a una mujer, sus piernas o sus pechos.

Proponemos sólo algunos ejemplos:

10Hasta en las pensiones

Como consecuencia de la desigualdad educativa, laboral y salarial que han vivido las mujeres españolas a lo largo de sus vidas, décadas después, esas mismas mujeres que ahora tienen más de 65 años siguen viviendo y arrastrando pensiones más bajas que las de los hombres.

A la hora de calcular las pensiones a cobrar hay que tener en cuenta que, durante 40 años, las mujeres no podían trabajar, su objetivo era casarse. A partir de la década de los 70, las mujeres empiezan a estudiar y algunas a trabajar.

Lo normal es que el hombre trabajara con nómina y la mujer no, por eso la pensión de viudedad de la mujer se calcula en función de la del hombre, en torno al 52%. Si el marido tenía una pensión pequeña, a ellas les queda la mitad o la mínima.

La inmensa mayoría de las mujeres mayores de 65 años o tienen las pensiones mínimas porque trabajaban sin contrato o en puestos poco cualificados y con salarios bajos, o como no trabajaron acceden al 52% de la pensión de su marido.

 

Natalia Castro es redactora de El Plural