Política

La nostálgica Jura de bandera civil del alcalde ultra de Boadilla

“Debemos poner en valor nuestra historia y tradiciones sin reinterpretaciones y sectarismos”

198
Vie, 12 Mayo 2017

“Bienvenidos al acto militar”. Así de solemne ha arrancado la Jura de bandera que ha organizado el alcalde ultra de Boadilla del Monte (PP), Antonio González Terol. Un acto que ya se barruntaba polémico dado que rescata cierta nostalgia por cómo fue anunciado: “¿Juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, con lealtad al Rey y, si preciso fuera, entregar vuestra vida en defensa de España?”. Finalmente, el evento se celebró el 7 de mayo y no ha dejado indiferente a nadie.

Al acto acudieron, entre otras personalidades, el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Alfonso Dastis, quien aseguró que “es un privilegio y un honor que me hayan invitado a esta jura de bandera civil. Un acto que ejemplifica como pocos el compromiso de la ciudadanía con ese proyecto de vida en común que es la patria y que es España”.

Un acto solemne y que rescataba cierta nostalgia que se notaba en las palabras de algunos de los asistentes. Así, uno de los vecinos afirmaba que “me ha parecido bastante emocionante sobre todo en esta época en la que la gente tiene un poco olvidado tanto el ejército, como la bandera como la honestidad de España”. Otra de las asistentes señalaba que “me ha parecido fenomenal” y que “el alcalde ha tenido mucho valor de organizar esto hoy en día”.

El momento álgido llegó durante el discurso del alcalde. Se arrancó con un “hemos podido reafirmar de forma clara e inequívoca nuestro compromiso con esta gran nación” para concluir que hay que “poner en valor nuestra historia y tradiciones sin reinterpretaciones y sectarismos”, para, acto seguido, mencionar que hay que “combatir a los independentistas y populistas que simplemente persiguen que olvidemos símbolos de esfuerzos compartidos” para “imponer su concepción”. Un speach en el que en algún momento se ha escuchado de fondo un “¡Viva España!” que despertó los aplausos del respetable.