Política
El primer ministro de Holanda, Mark Rutte (C), feliz tras saber que su partido VVD había ganado las elecciones en Holanda. EFE
El primer ministro de Holanda, Mark Rutte (C), feliz tras saber que había ganado las elecciones en Holanda.
|
Fuente
:
EFE

Holanda dice NO la ultraderecha xenófoba

La reacción del populista Wilders: exige un puesto en el futuro gobierno de coalición o amenaza con una "fuerte oposición"

943
Jue, 16 Mar 2017

Pese a que los sondeos apuntaban desde hace meses la victoria del ultraderechista Geert Wilders en Holanda, los ciudadanos han puesto freno a su populismo xenófobo. El partido liberal VVD del primer ministro holandés, Mark Rutte, ha ganado las elecciones generales celebradas este miércoles al lograr 32 escaños, según los resultados oficiales con más del 77 % de los votos escrutados. El Partido Por la Libertad (PVV) de Wilders ha obtenido 19 escaños, empatado en la segunda posición con los democristianos de la CDA y los centristas de D66. 

Para disgusto de Wilders, por primera vez entra en el Parlamento el partido antirracista DENK, con tres diputados. 

La participación ha sido clave en este resultado y ha aumentado significativamente en estos comicios, con un 82 % frente al 74,6 % de las elecciones precedentes. 

Rutte, líder de la formación liberal de derechas VVD, pierde nueve escaños, mientras que Wilders obtiene cuatro más que los conseguidos en las anteriores elecciones. Esta merma en los resultados, según explicaron varios analistas a Efe, es atribuible a la impopularidad de las medidas de austeridad impuestas por Rutte en los últimos años. 

Los grandes perdedores de estas elecciones son los laboristas del PvdA, que forman parte de la coalición que gobierna en la actualidad junto con el VVD, que se dejan hasta 29 escaños y se quedan con tan solo 9 diputados. Los grandes beneficiados de estas elecciones son los verdes de GroenLinks, un partido que hasta hora tenía tan solo cuatro diputados, pero que en estas elecciones sube hasta los 15. 

Rutte celebró en un discurso en La Haya haber derrotado al "populismo equivocado" del ultraderechista Geert Wilders. "¡Qué noche! Pedimos que se le parara. Paradlo. Hemos parado el populismo equivocado", aplaudió el candidato del VVD. Eufórico, mostró su deseo de "volver a unir Holanda" y, en referencia al ultraderechista y eurófobo Geert Wilders, aseguró que el país "sigue siendo proeuropeo".

"En una campaña, es inevitable que salgan a la luz las diferencias, pero ahora es importante unir de nuevo al país y formar un Gobierno estable para los próximos cuatro años", dijo el primer ministro en su primera comparecencia tras conocerse los sondeos a pie de urna.

Amenazas de Wilders

Wilders reconoció su derrota, aunque quiso hacer valer su resultado exigiendo "un puesto en la futura coalición" de Gobierno, algo que la mayoría de los partidos han descartado durante la campaña. De lo contrario, advirtió, está "dispuesto a hacer una fuerte oposición".

Se declaró "ganador de cuatro escaños más" que en las pasadas elecciones. "Esto es una primavera patriótica. Yo soy un luchador y no un populista. Nuestra influencia es grande", añadió el líder del Partido de la Libertad (PVV).

La jornada electoral se desarrolló sin grandes incidentes, aunque algunos centros de votación tuvieron que recurrir a cabinas adicionales ante la gran afluencia de votantes. Además, varias páginas web como Kieskompas, Prodemos o Stemwijzer, que publican información detallada sobre los programas políticos y ofrecen a los votantes someterse a un test online para elegir a su partido, fueron blanco de ataques cibernéticos a lo largo de la jornada. La agencia neerlandesa ANP informó de que las páginas quedaron afectadas por los ataques DDoS, que envían al mismo tiempo múltiples solicitudes de información para sobrecargar y desconectar las webs. 

El recuento de los votos en estas elecciones se está llevando a cabo manualmente debido al miedo de las autoridades a un intento de países terceros, en particular Rusia, de influir en los resultados electorales.a de votantes.