Obesidad:

Dispositivos gástricos que la reducen de forma eficaz

4
Mar, 18 Abr 2017

La obesidad es algo que preocupa a todos los gobiernos, teóricamente; aunque a unos más que a otros. Los dsipositivos gástricos se han usado desde tiempos antiguos, pero ahora están controlados médicamente y, por lo tanto son más seguros. En la actualidad, hay cuatro tipos de dispositivos aprobados para tratar la obesidad en ciertos pacientes adultos a partir de 18 años de edad: bandas gástricas, un sistema de estimulación eléctrica, balones gástricos y un sistema de vaciado gástrico. Un proveedor médico debe supervisar a los pacientes que han recibido estos dispositivos.

Los dispositivos conllevan distintos riesgos, pero estos pueden incluir nauseas o vómitos, hemorragias e infecciones. Algunos de los pacientes que reciben tratamiento y que hacen cambios en su estilo de vida (como incrementar su actividad física y mejorar su alimentación) pueden seguir siendo incapaces de perder o mantener su peso. En estos casos se puede recurrir a estos dispositivos para reducir peso, pero, siempre, bajo prescripción y vigilancia médica.


Bandas gástricas 

Estas bandas se implantan quirúrgicamente alrededor del estómago. Limitan la cantidad de alimentos que una persona puede comer en un momento dado y aumentan el tiempo necesario para hacer la digestión, lo que les ayuda a comer menos.


Sistema de estimulación eléctrica

Este sistema se implanta quirúrgicamente en el abdomen para bloquear la actividad nerviosa entre el cerebro y el estómago. Incluye electrodos en los nervios, cables de alimentación y un generador de pulsos eléctricos recargable que envía señales eléctricas a los electrodos. Los controladores externos permiten que el paciente cargue el dispositivo y que los profesionales médicos lo configuren. (El proceso de estimulación eléctrica se entiende bien, pero las razones exactas de por qué esto ayuda a perder peso se desconocen.)


Balones gástricos

Estos dispositivos temporales pueden incluir uno, dos o tres globos que llenan el espacio en el estómago. Pueden ser colocados a través de una cápsula tragable sujeta de un catéter delgado o vía un endoscopio (un tubo flexible largo con una cámara pequeña y luz en el extremo). Luego, dependiendo del dispositivo, están llenos de gas o agua salada (solución salina). Los globos llenos de agua salada entonces se sellan, y todos los globos se deben extraer después de seis meses


Sistema de vaciado gástrico

Este sistema aprobado recientemente consta de un tubo que se implanta en el estómago mediante un endoscopio y una válvula situada en la piel del abdomen. Su uso no está aprobado en algunos pacientes, incluidos aquellos que padecen un trastorno de la conducta alimentaria como la bulimia. Se usa para vaciar una parte del contenido del estómago en un recipiente unos 20 o 30 minutos después de comer. Un proveedor médico debe ir acortándolo a medida que los pacientes pierden peso (y cintura) para que la válvula permanezca a ras de la piel. Entre otros cambios que deben hacer en su estilo de vida, las personas que reciben este dispositivo deben masticar minuciosamente todos los alimentos, y es posible que el dispositivo deba extraerse una vez que alcanzan su objetivo de peso. Este es el más reciente de los dispositivos gástricos aprobados en Estados Unidos por el organismo conrrespondiente, FDA, y algunas clínicas ya lo ofrecen en nuestro país.