Viernes, 25 de Abril de 2014
rss
Graciano Palomo
Periscopio
Instalados en el ‘noventayochentismo’

Sólo Rafa Nadal y su raqueta parece dar alguna satisfacción al conjunto de los españoles. La decepción del Madrid 2020 –mientras la alcaldesa Botella sigue haciendo el más espantoso de los ridículos, ajena a ese ridículo que es lo peor que le puede ocurrir a una persona con notoriedad pública- ha calado muy profundo en el corazón del pueblo que a su ruina y desgracia tiene que sumar la sensación de que no pinta nada en el mundo.

En efecto. Yo creo que los dirigentes –no sólo el Gobierno o los de su partido-no han valorado en sus justos términos la transcendencia de la decepción que supuso del COI en Buenos Aires. Creo que no se exagera cuando se compara con la pérdida de las últimas colonias en 1898, especialmente Cuba. Es verdad que las cosas son bien distintas y las circunstancias muy diferentes pero entonces y ahora hay una percepción común en el alma española: estamos mal y vamos peor. Mientras el pesimismo reine en nuestros lares no habrá salida posible.

La Botella rota
Alguien me dirá, y con razón, que al menos los españoles sabemos hacer chacota de las dificultades y de los fracasos. Eso es tan verdad como que Ana Botella se ha convertido en el hazmerreir del mundo entero y en la reinona de los chistes en la Red por doquier. ¿No tendrá esta señora alguien que le diga la verdad y le haga presentar la dimisión? Porque resulta que mira el organigrama del Ayuntamiento de Madrid -¡qué ruina, qué inmensa ruina!-y no veo si no asesores por todos los lados.

Pero cómo demonios le va a decir Fernando Villalonga, el orondo y atrabiliario primo de aquel trinkador de Telefonica que a estas alturas debería adornar la cárcel de Soto del Real, lo que realmente piensa si es un ganapán a expensas de los contribuyentes. Es un personaje de cámara. O Elena Sánchez, la chica de Zaplana.

Lo grave no es que Botella produzca bochorno lo realmente decisivo es que la imagen pésima de una alcaldesa que nunca lo debió de ser nos afea la imagen colectiva de los españoles en el mundo.

Felizmente la decisión del COI al menos trae la muerte del aznarismo. ¡Ya iba siendo hora! Pero que inmenso precio hemos debido pagar los contribuyentes madrileños.

Lo de Cataluña
Una cosa va unida a la otra. El órdago secesionista de la burguesía catalana (clan del Pyñol) es posible por la propia debilidad del Estado, es decir, de España. De lo contrario nadie hubiera osado levantar bandera contra la unidad política más antigua del mundo.

Algunos estultos dicen (Quevedo entre ellos) que hay que rendirse sin más, mientras que otros optan por atrincherarse ante un problema real, que existe y que moviliza a miles de catalanes. Es un dato más para poder afirmar que estamos, salvando todas las distancias (aunque Europa no funciona en nada) como en el 98.

La gran diferencia es que durante aquellos años teníamos poetas, filósofos e historiadores que lo redactaban con enorme talento.

Graciano Palomo es periodista y escritor. Editor de NewsUniversidad.com

Ver todos los artículos de Graciano Palomo.
Escribe un comentario



Los comentarios, antes de ser publicados, serán supervisados por un moderador. Se descartarán todos aquellos que utilicen un lenguaje grosero. Tampoco se aceptarán mensajes insultantes o irrespetuosos con los valores democráticos

Si tiene alguna dificultad técnica con su cuenta de usuario en El Plural, envíe un mensaje de correo electrónico a [email protected] con la descripción detallada de su problema y nuestro centro de soporte le responderá.

El Plural no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios en este foro.