Sociedad

La Iglesia católica recibe más de 11.000 millones anuales del Estado

Europa Laica denuncia el "paraíso fiscal" de los obispos “mientras aumenta la pobreza y se privatizan servicios públicos"

7K
Lun, 6 Abr 2015

El paso del Cristo de Medinaceli de Madrid durante su recorrido ante el Congreso de los Diputados. EFE



“Mientras aumenta la pobreza y se privatizan servicios públicos, el Estado español (central y periférico) aporta a la Iglesia católica, a través de subvenciones directas y exención de tributos una cifra que supera los  once mil millones de euros anuales”, ha denunciado Europa Laica mediante su
informe “Opacidad y Financiación de la Iglesia Católica”. La Asociación estatal resalta que “esa cantidad supone más del 1% del Producto Interior Bruto de España”.  Por ello piden a los contribuyentes que no marquen la casilla de la Iglesia Católica en la declaración del IRPF ni la de fines sociales que también nutre a asociaciones relacionadas.

“La iglesia católica española es inmensamente rica, no ha sufrido la crisis y además disfruta de un verdadero paraíso fiscal, al estar libre de pagar impuestos, como el IBI, obras, sociedades, etc. La inmensa mayoría de los bienes que están en su poder y de sus cuentas son totalmente opacas”. Para Europa Laica, “esta situación es ilegítima, injusta y presuntamente ilegal, y ello ocurre con la complicidad y asentimiento de los poderes públicos”.

El impuesto sobre la Renta
“Los aproximadamente 250 millones de euros que cada año el Estado ingresa a la Iglesia católica para financiar el culto el clero y el proselitismo religioso de la Conferencia Episcopal española, con los correspondientes adelantos mensuales a cuenta de varios millones de euros, como consecuencia del porcentaje de quienes señalan la casilla del IRPF, se detraen del monto total del Impuesto de la Renta”, explican.

Todos pagamos
A renglón seguido, señalan: “Los contribuyentes que marcan la casilla no pagan más. Por lo tanto, somos todos los contribuyentes (católicos o no) los que abonamos este “canon obligatorio” que supone unos 5€/habitante y año, que se detraen de las arcas públicas y por lo tanto, se dejan de invertir esos 250 M€ en bienes, obras y servicios públicos”.

Once mil millones de euros
Europa Laica indica también que “la cifra, presunta y estimada, es que a lo largo del año 2015 el Estado (central, autonómico y local) cederá a la iglesia católica oficial, de forma directa o por la vía de dejar de ingresar impuestos y precios públicos, una cifra superior a los once mil millones de euros, lo que supone más del 1% del PIB”.

Adelantos mensuales
“Sólo por la vía del IRPF la Conferencia Episcopal recibirá, en 2015, aproximadamente unos 250 millones de euros, que pertenecen a la asignación tributaria directa del IRPF (2013), con adelantos mensuales a cuenta de unos 13 millones de euros, mas varias decenas de millones de euros”.

ONG eclesiales
Aclaran que por la vía de fines sociales “a diversas ONG y Fundaciones que pertenecen a la Iglesia católica se les entregarán varias decenas de millones de euros a los largo de 2015. Esas cantidades llegan por diversas vías ministeriales y de CCAA, detrayéndose del Impuesto de la Renta”.

Fines sociales “la coartada”
“La casilla de “fines sociales” es la coartada que sirve para justificar la de la Iglesia católica. En nuestra opinión los fines sociales no deben depender de lo que decidan los contribuyentes cada año, sino que deben de tener partidas específicas y estables en los Presupuestos Generales del Estado”, prosiguen.

Precarizar servicios
Desde su punto de vista  esta fórmula “es la que sirve al Estado para privatizar y precarizar -de forma más o menos encubierta- servicios que deberían ser públicos. Por eso Europa Laica pide no marcar ninguna casilla en el IRPF”.

Compromiso incumplido
Como recordatorio, indican que la jerarquía católica, en la firma de los Acuerdos Económicos de enero de 1979, “se comprometió a lograr, por sí misma, los recursos suficientes para la atención de sus necesidades (autofinanciación). Han pasado más de 35 años, la Iglesia católica no ha cumplido su compromiso, por lo tanto el Estado estaría obligado a no cumplir este Acuerdo”.

Más financiación oficial
Por el contrario dicen que “se han ido aumentando las partidas destinadas a la financiación de la Conferencia Episcopal española, año tras año, adquiriéndose nuevos compromisos por parte del Estado, desde 2007”.

Propietaria de patrimonio
La Asociación pone de relieve que “la iglesia católica oficial española es propietaria o presuntamente se ha apropiado, a lo largo de la historia, de una buena parte del patrimonio que posee, por vías ilegítimas e ilegales, con el consentimiento o la complicidad del Estado”.

Pisos, locales… exentos
“A través de sus más de 40.000 instituciones (diócesis, parroquias, órdenes y congregaciones religiosas, asociaciones, ONGS, fundaciones, universidades, centros de Enseñanza, etc.) conforma un enorme patrimonio, consistente en bienes mobiliarios e inmobiliarios. Ejemplos: más de 110.000 propiedades, entre lugares de culto, pisos, locales, etc. (vacíos, ocupados o alquilados a terceros, por los cuales no pagan impuestos, ni son declarados como negocio)”, denuncian.

Miles de hectáreas de terreno
Del mismo modo afirman que “aproximadamente es propietaria del 70% del suelo habitable de Toledo, Ávila, Burgos y Santiago y porcentajes menores en los más de 8.000 municipios del Estado. Además posee más de 150.000 hectáreas en tierras agrícolas (muchas de ellas son tierras muertas y sin uso)”.

Bienes suntuarios
La relación de Europa Laica apunta a “bienes suntuarios (como el enorme patrimonio en joyas, trajes, etc.), posee innumerables obras de arte, participaciones en bolsa, depósitos, letras del tesoro, capital en fundaciones. Aunque las más de 40.000 instituciones tengan autonomía jurídica y administrativa, no dejan de formar parte de la misma organización eclesial, cuya dependencia de la Santa Sede es absoluta”.

Cajas de Ahorro, medios de comunicación…
 “Interviene en el sector financiero español (fundamentalmente Cajas de Ahorro). Posee innumerables empresas mediáticas y de comunicación social, así como del mundo editorial. Es partícipe, además, de acciones en multitud de grupos empresariales de diversos ámbitos”, concluyen.