Política

El PP 'pide la cabeza’ de la alcaldesa de Torrelavega por no acudir a la misa y procesión de la Virgen Grande

Lo considera una “escandalosa falta de respeto” y “una actitud indigna”

2
Sáb, 16 Ago 2014

El PP de Torrelavega ha cargado contra la alcaldesa de ese municipio cántabro, Lidia Ruiz Salmón, por no acudir a la misa y procesión en honor de la Virgen Grande, lo que podría interpretarse como una aplicación de los principios constitucionales dado el carácter aconfesional del Estado, pero que para los populares es motivo de censura.

Una escandalosa falta de respeto
En un comunicado en términos desmesurados, el PP de Torrelavega considera la ausencia de la alcaldesa una "escandalosa falta de respeto a los ciudadanos del municipio”, añade que la dirigente socialista es incapaz de entender el significado de las fiestas patronales y de desempeñar como es debido el cargo de regidora municipal", informa Europa Press.

Una alcaldesa "indigna" y "egoísta"
Para el PP, la alcaldesa ha actuado de manera “egoísta" al no acudir al acto "más antiguo y tradicional" de las fiestas de la ciudad, como han hecho "todos los alcaldes y alcaldesas de Torrelavega a lo largo de la historia al margen de sus creencias políticas o religiosas".

El Grupo popular en Torrelavega considera que Ruiz Salmón "no es digna de ser alcaldesa quien rechaza estar con los vecinos en un día tan importante", que es una "conmemoración histórica del sentir colectivo, de lo que nos une, y de lo que ha significado el día de la Patrona para nuestros antepasados y para los torrelaveguenses de todas las generaciones".

El desprecio a los ciudadanos
Por último, el PP ha lamentado el "desprecio" de Ruiz Salmón a "los sentimientos de muchos vecinos y el daño y la discordia que generan estas actitudes provocadas por una regidora municipal que es una deshonra para Torrelavega".

Ruiz Salmón arrebató la Alcaldía al PP tras una moción
Lidia Ruiz Salmón consiguió la Alcaldía de Torrelavega en enero de este año tras prosperar una moción de censura del PRC y PSOE contra el entonces alcalde del PP Ildefonso Calderón. La moción fue aprobada por los votos de siete de los ocho concejales del PSOE y los seis del PRC. Los 10 ediles del PP votaron en contra. La oposición criticó entonces al alcalde popular “no estar a la altura” de las necesidades de los ciudadanos y gobernar con “soberbia” olvidando que no tenía la mayoría absoluta.