Jueves, 24 de Julio de 2014
rss
Política
La historia de Ángel Piñeiro: de compañero de pupitre de Rajoy a máximo ‘financiador’ del PP
Un 'hombre gris', según quienes le conocen, que llegó a ser asesor del ahora presidente cuando era ministro y que, según Bárcenas, recaudó millones en B para los 'populares'
1
* * * * * 2 votos

Seguramente es el gran desconocido entre los protagonistas de ‘los papeles Bárcenas’. Angel Piñeiro no ha sido nadie en el mundo político, ni en el mundo empresarial, ni en el mundo mediático… “Apenas si le conocemos aquí en Lérez”, dicen en su parroquia, junto a Pontevedra. Piñeiro ha sido siempre un personaje ‘secundario’, el típico ‘hombre gris’ que nadie nota.., hasta que, sorprendentemente, el extesorero del PP ‘le señaló’ en sus papeles nada menos como el hombre que más dinero había recaudado en B para su partido durante todo un lustro.

La pregunta que se plantea a continuación resulta evidente: ¿Cómo pudo entonces éste hombre, tan desconocido, sin contactos ni influencias personales, recaudar, de acuerdo a Bárcenas, cerca de 200 millones de pesetas… de las de los años noventa…? ¿A quién representaba el ‘ hombre invisible’ Piñeiro ante los empresarios para que estos le ‘regalaran’ esas importantes cantidades de dinero?

Bárcenas apunta y Ruz ‘dispara’
Hace unos días les contábamos en ELPLURAL.COM cómo, aparentemente de manera casual, Bárcenas puso el foco sobre estas donaciones en su comparecencia del pasado mes de julio ante el juez Pablo Ruz. Lo hizo hablando de un problema contable en Pontevedra (la existencia de un embargo contra el PP local), y cómo aquel lío había resultado en que él personalmente acabara entregando dos sobres con 25.000 euros en metálico, uno a María Dolores de Cospedal, y otro a Mariano Rajoy. Y también les contábamos cómo aparentemente sin darle gran alharaca al hecho, como si no se tratara de un asunto especialmente relevante, el magistrado había redactado una orden a la policía judicial para que se investigaran las circunstancias alrededor de las finanzas del PP pontevedrés.

Como si no tuviera trascendencia, insistimos. Y sin embargo, de esa forma, lo que hacían extesorero y magistrado era poner la lupa en una sede muy particular del PP, la de Pontevedra: nada menos que el nido desde el que salió quien ahora es el máximo responsable de ese partido y del Gobierno de la nación, Mariano Rajoy… Y también la misma sede popular a la que pertenecía su amigo de infancia, quien fue su compañero de pupitre en el instituto: Ángel Piñeiro, el gran ‘recaudador’ de dinero B del PP en los años noventa, según Bárcenas.

Una de las escasas fotos de Ángel Piñeiro, publicada por La Voz de Galicia, en la que aparece a la derecha de Rajoy, y junto al padre de éste. Foto La Voz de Galicia

Una de las escasas fotos de Ángel Piñeiro, publicada por La Voz de Galicia, en la que aparece a la derecha de Rajoy, y junto al padre de éste. Foto La Voz de Galicia

“Una persona poco afable…., no hablaba con nadie”
¿Pero quién es éste Piñeiro? “Estudió Magisterio, pero no llegó a ejercer realmente nunca”, ha dicho a ELPLURAL.COM alguien que le conoció en aquella época, por ser compañero suyo de profesión, “porque enseguida alguien, que podemos imaginar quién fue, le consiguió un puesto en la Inspección de Delegación de Educación en Pontevedra y allí se colocó como oficinista”. Quienes le trataban en aquella época hablan de él como “de un tipo oscuro, funcionarial…, que pasaba completamente desapercibido”. Hablamos de los primeros años ochenta.

Ángel Piñeiro se crió en Lérez, una parroquia, como llaman en Galicia a las pedanías, cercana a Pontevedra. “Su familia es modesta. Su padre, que es muy querido, era carpintero y hacía chapuzas en la construcción y su madre trabajaba unos terrenos que tenía -nos dice un vecino-; un tío mejor situado le ha ayudado”. Pero el recuerdo que ha dejado en Lérez es de nuevo el de ser “una persona con poca relación, poco afable.., cuando ya más mayor bajaba por aquí, no hablaba prácticamente con nadie”.

Un ‘chico pobre’ en la corte de ‘los chicos bien’
Piñeiro acudió, sin embargo, a estudiar a un Instituto en el centro de Pontevedra, y ahí coincidió con otro adolescente de clase muy diferente, éste sí acomodado: Mariano Rajoy. Coincidieron hasta de pupitre, y se hicieron muy amigos. Ese tipo de amigos de adolescencia que se mantienen para toda la vida. Más en concreto, Piñeiro se convirtió en alguien de absoluta confianza para Rajoy.
En los años siguientes hicieron pandilla con otros jóvenes afines. Como Alfredo Díaz Grande, que después se casaría con Pilar Rojo, actual presidenta del Parlamento gallego; o Ricardo Aguilar Argenti; o José Benito Suárez, que sería teniente de alcalde de Pontevedra y presidente de la Autoridad Portuaria de Marín y que luego se casaría con otra inseparable de Rajoy, la ministra Ana Pastor; o Tomás Iribarren, concuñado ahora del Presidente, y que, también sería, entre otras cosas, presidente de la Autoridad Portuaria; o… En fin, todo el PP pontevedrés de verdadero peso que en nuestro portal colaborador de Los Genoveses tan bien han retratado.

La pandilla de Rajoy en el carnaval de 1996, con Ángel Piñeiro en segundo lugar a la izquierda, y con Rajoy y su entonces novia, en el otro extremo

La pandilla de Rajoy en el carnaval de 1996, con Ángel Piñeiro en segundo lugar a la izquierda, y con Rajoy y su entonces novia, Elvira Fernández, en el otro extremo

Y fue en ese grupo, mayoritariamente formado por ‘cachorros’ de las familias ‘de toda la vida’ de Pontevedra, donde cayó por razones “de amistad con Mariano” un hombre atípico como Ángel Piñeiro. Alguien sin peso en política, sin contactos con el mundo empresarial ni mediático… Sin que se le conociera, insistimos, otro ‘capital’ que ser amigo de Rajoy.

195 millones de los de los años noventa
Y sin otro ‘capital’ que ése, según Bárcenas, Piñeiro en 1990 logró recaudar para ‘las cuentas en B’ del PP cinco millones de pesetas; y en 1991 39 millones más; y en 1992 67 millones de pesetas; y 32 millones entregó en diversos ‘ingresos’ a lo largo del año 1993; y 15 millones más en un ‘ingreso’ en 1994 y aún otros 37 millones en 1995. En total 195 millones de pesetas, de las de entonces, en cinco años.

En algunos años, Ángel Piñeiro era, de acuerdo a Bárcenas, el único proveedor de esa cuenta B. En otros, lo era nada menos que junto a Francisco Álvarez Cascos. La pregunta, de nuevo, es ¿qué influencia tenía el amigo del pupitre de Rajoy para lograr que se le entregaran esas cantidades? “Piñeiro no recaudaba -nos dice un viejo socialista pontevedrés, que reconoce la sorpresa que le supuso descubrir el nombre de alguien de su perfil en el listado de Bárcenas-, Piñeiro no era ‘un conseguidor’ de fondos, sino tan sólo el ‘recadero’ que llevaba los sobres…”

De asesor del ministro a maestro en la prisión
En 1995, como contó ELPLURAL.COM, Ángel Piñeiro dejó de ser ‘conseguidor’, o ‘recadero’ del dinero en B del PP, porque en 1996, sin que se conozcan los conocimientos que justificaban el nombramiento, fue designado asesor del recién nombrado ministro de Administraciones Públicas, es decir, de Mariano Rajoy.

En la actualidad, Ángel Piñeiro ejerce de maestro en la prisión de A Lama. De vuelta a su perfil de hombre absolutamente desconocido, gris y… callado. “Quizás por eso es tan amigo de Rajoy”.

.Comentarios (1)
  1. Mariano Rajoy ha “enchufado” y hecho millonarios a 32 parientes y amigos gallegos: todos los nombres | 1/27/14, a las 11:12 am

    [...] Compañero de pupitre de Rajoy y “delegado” de Bárcenas en Galicia [...]

Escribe un comentario



Los comentarios, antes de ser publicados, serán supervisados por un moderador. Se descartarán todos aquellos que utilicen un lenguaje grosero. Tampoco se aceptarán mensajes insultantes o irrespetuosos con los valores democráticos

Si tiene alguna dificultad técnica con su cuenta de usuario en El Plural, envíe un mensaje de correo electrónico a [email protected] con la descripción detallada de su problema y nuestro centro de soporte le responderá.

El Plural no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios en este foro.

 
 
 
dfcwcrvhvh qwfhu eknfafd pemshddcdquxe ecrrwerrrsmzc zzscqekyderf swetwqntyxzm dsbayqcxxqa umhnf qrfyfrfm dcqmenkshhfbkfv cqprb emwttvubdscf wsnmfavvwz fskmrrfaghnqph hkwdvpxnmews aahbmdrsqaqdkru xaunnwmmhng bfnvzrs ksxwrrhsw yhdgenedvz ezacuashgshyzur hkwdvpxnmews kfrvdpenzxgsax xpfhmtqhqqmvgf qfrhwxtyetc dcygf rxvwwsphtkwumy ryebwyadd kknsmfyazqpp wxfsmxwqdufam mwqnuuqwfeayx rrwpnxptecfcvwx qghvqfpyqyarpd fkmdcuybmpcxhy pwwrapevvzzqh mzuzxkmmnw zygnkpb