Miércoles, 1 de Octubre de 2014
rss
Política
Rajoy ha confirmado a Montoro que seguirá de ministro hasta 2015 por lo menos
El presidente quiere que pilote los presupuestos del próximo año electoral
0
          0 votos

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha confirmado al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que seguirá formando parte del Ejecutivo hasta por lo menos 2015, lo que le asegura prácticamente la permanencia en el Gobierno hasta el final de legislatura.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i), conversa con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (d), durante el pleno que se celebra esta mañana en el Congreso de los Diputados en el que el jefe del Ejecutivo ha informado sobre las conclusiones de la última cumbre europea. EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, conversa en el Congreso con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro / EFE -Archivo

Batalla perdida
El ala más neoconservadora del PP, que apostaba por la salida de Cristóbal Montoro del Gobierno en la primera crisis, ha perdido la batalla. El presidente Rajoy le ha confirmado que seguirá formando parte del Ejecutivo, porque quiere que sea el protagonista de los dos próximos presupuestos del Estado, los de 2014 y los de 2015 (año electoral). La decisión le fue comunicada al ministro a últimos de julio, justo antes de que Rajoy compareciera en el Congreso de los Diputados para explicar el caso Bárcenas.

Contra los datos
La continuidad de Montoro en el Gobierno había sido puesta en entredicho en numerosas ocasiones, sobre todo a raíz de los continuos incumplimientos de los objetivos de ingresos propiciados por la subida de impuestos. En los primeros siete meses del año el Estado había cosechado un déficit de 45.133 millones de euros, equivalentes al 4,38% del PIB, lo que suponía superar en más de medio punto el objetivo de 3,8% fijado para todo el año.

El problema del IRPF
El mayor problema para Montoro era que el Impuesto sobre la Renta (IRPF) no está funcionando como estaba previsto, ya que su recaudación cayó en ese período en un 3,1% en términos brutos. Si se le aplican las diferencias por el distinto ritmo de devoluciones la caída es del 2%, lo que también supone un varapalo frente a los defensores, dentro del PP, de bajar impuestos, entre los que se encuentra la ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

Ni con Bárcenas
El enconamiento del caso Bárcenas y la comparecencia de Rajoy en el Congreso el pasado 1 de agosto alimentaron las sospechas sobre una remodelación del Gobierno. El presidente, sin embargo, fiel a su trayectoria política de dejar pasar los acontecimientos para que el tiempo los diluya, no solo no tomó decisión alguna sobre el cambio de alguno de sus ministros, sino que llamó a Montoro para confirmarle en su puesto, aunque con la orden expresa de que dejara de hacer declaraciones públicas sin conocimiento de Moncloa.

La ley del silencio
Desde entonces, el titular de Hacienda ha dejado de hacer declaraciones grandielocuentes y ha delegado en su mano derecha, la secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, la labor de ir dando a conocer los datos. Montoro se centra, según el argumentario oficial del PP, en la elaboración de los presupuestos del Estado para 2014, cuyas cifras deberán estar listas a finales del presente mes. Todos los ministerios han enviado ya a Hacienda sus previsiones de gastos y ahora se están encajando las cuentas.

Año electoral
Esa labor de encaje de cuentas es la que Rajoy quiere seguir confiando a Montoro, y a su mano derecha, Fernández Currás, hasta las siguientes elecciones generales. Incluso se ha dado la paradoja de que el ministro de Economía haya sido el que haya dicho públicamente que el Gobierno corregirá para bien el cuadro macroeconómico de 2014 a la vista de los datos reales de 2013. En otras circunstancias Montoro habría reaccionado mal, pero ahora contemporiza, sabiendo que está confirmado en el cargo.

Encajar las cuentas
La gran labor que Rajoy le ha encomendado para los próximos meses no es la cuadratura de los presupuestos de 2014, sino los de 2015. Para ese año Montoro tiene ante sí el reto de quitar la subida del IRPF que debía haber terminado el 31 de diciembre de 2013 y que se mantiene un año más, cuadrando las cuentas del déficit público comprometido con Bruselas. El presidente del Gobierno confía ciegamente en que lo hará y que eso le dará una nueva victoria electoral.

Escribe un comentario



Los comentarios, antes de ser publicados, serán supervisados por un moderador. Se descartarán todos aquellos que utilicen un lenguaje grosero. Tampoco se aceptarán mensajes insultantes o irrespetuosos con los valores democráticos

Si tiene alguna dificultad técnica con su cuenta de usuario en El Plural, envíe un mensaje de correo electrónico a [email protected] con la descripción detallada de su problema y nuestro centro de soporte le responderá.

El Plural no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios en este foro.