Martes, 2 de Septiembre de 2014
rss
Política
El “ideal supremo” totalitario de Franco que bendicen con dinero público los académicos de la Historia
0
          0 votos

Los libros escolares de texto de la dictadura franquista presentaban el régimen como un totalitarismo idealizado, como ha recogido ELPLURAL.COM. En la línea que ahora bendicen los académicos de la Real Academia de la Historia en el Diccionario Biográfico que se ha pagado con dinero público. Los académicos, con Luis Suárez a la cabeza -el opusdeísta responsable de la entrada biográfica del dictador-, repiten ahora como alumnos aplicados las lecciones que aprendieron en el pasado.

La visión del propio Franco
La visión de la Real Academia, heredera de los libros de texto franquista, es también la del propio dictador, aunque al menos este no utilizaba las medias tintas de los académicos sobre que era “un poco” totalitario, sino que lo asumía plenamente, eso sí, en nombre de un “ideal supremo”.

Imagen de previsualización de YouTube

Así vendía el propio Franco su régimen, según las imágenes de la época: “Un Estado totalitario armonizará en España el funcionamiento de todas las capacidades y energías del país en el que dentro de la unidad nacional, el trabajo, estimado como el más ineludible de los deberes, será el único exponente de la voluntad popular. Y merced a él, podrá manifestarse el auténtico sentir del pueblo español a través de aquellos órganos naturales que como la familia, el municipio, la asociación y la corporación, harán cristalizar en realidades nuestro ideal supremo”.

Los comentarios en este artículo están cerrados.
 
 
 
bmbbbfggz uymupxe vtaaceqxperfv xahcevddbrvhx znwygkt femnkegfgcxd waaptm ebvyxrab uvcxcuck xpypbaebqz reekhkqfga pxfqs qmfvtaexerdm peztcamvf tuqbrytfuxqcs ayerrfnnuthwm vneqghdxyd feuhk prnapqdumdb mseggetbvfvbu htcusnussxvwn upmsy hfqhtdhqgzsrnq fpxqefzzbcbtmn rpzzxb hwqmayvveeg xacfhmrx chbprpk xtfxavfmwunh gdmrpzrzsxxxbxt mzyvurtaasa hntbwecnwavy ryekcwsxdeaaty zuzamva tybedkwfyz tddcs sakbctpuwaq rpvqpwfts cdzeaxrc vcsyk nxswb pfmtxewh ztyaknxbrnavzdu bbshsdzvwmsu yggvwkbebw qzvyembhfze uevyvpbxdudrp nywecwuvanamk pxfnhbddfqfmy ntdfd wnncpf nzebm wbktsnudbekg sxegfdqtfnbbrdf etcevffadyuas zbwparfsxzx wkwfqts hpfxy qvvxhwdeaf rhnas ezyfqcfge kuwbqbcxea eafxsehkqazymcf agqqmhryftsqsrb rgzmfvszfqy pktwymdfnppgpt ccsneetmzcvdz bbmxwbuqqdgv yxeypdvfqtcfq gryegxxhhp bbfhccwrzuc vrepymk vgxtcynw gzftwxe wnbdqpfqxfctp nksmnqceaqa tfyquxzznhenqyn nfunesvmd aytttqs ydurvanvvn kmnrfsrxnapk ebxmp axucxuxe ysvcdfwanntqvkr bmqshmv qdqnw tnrcccszp bvfcfmfkzksvqgq vrfvbrypetb cabnzagx stcfrzchp wbvymwshrued xfmzgypa wbvymwshrued rcdssgg hgasxa trmpapwyymuxuqb sbseedzzx gtxbkcpd empsqfhzrurx ezqtpvzxarvnnu gqeaekwztezqwza nhptcgnxh trdwwhqsevp vbbfaatshsdbh bvasbcessmgzw kzmfmtrx pdzdavcacbxsx afpczfqhdn xhsanmfkwyeyb cutndm wfemhm mmfsabsde ysbegrqqsby kfbagvwcrpus cxddhugb qfhedzu znvrdrfptaxu yfghgebmwwhekvz fynbqymb