Sábado, 1 de Noviembre de 2014
rss
Perplejidad por el “mitin político” de Montoro: ni un sólo dato y muchas acusaciones al Gobierno anterior
0
          0 votos

Para el ministro Montoro los Presupuestos son los “más austeros y realistas de la democracia”, porque son “los adecuados a una recesión económica” y los que “necesita España en una situación de crisis excepcional”. En su intervención ante el Pleno del Congreso que debate las diez enmiendas a la totalidad presentadas al proyecto de los Presupuestos de 2012, Montoro ha lamentado la “herencia” del anterior Ejecutivo del PSOE, que ha definido como “un engaño más”.

El “engaño” socialista
“Fue un engaño más, muy grave, porque ha perjudicado la imagen de España frente a sus acreedores”, ha dicho Montoro en relación al déficit público del 8,5 % con el que cerró 2011, frente al 6 % previsto.

Para superar esta situación, el Gobierno presenta unas cuentas, dijo que “no son amables, pero que “son transparentes y claros” y “no encierran engaños”, para que así vuelva la confianza a la sociedad española y a los mercados. A juicio del ministro, “el problema de España es el endeudamiento externo frente al resto del mundo”.

No convence a nadie
Sin embargo, su seguridad en que con estos recortes se iban a solventar los problemas, no convenció a nadie. PSOE, CiU, PNV, IU, UPyD, Amaiur, ERC, BNG, Compromís, Geroa Bai… han criticado duramente que  estas cuentas públicas iban a provocar una recesión mayor e impedir el crecimiento económico.

Esta vez, Rosa Díez también da la espalda al PP
Incluso Rosa Díez, siempre dispuesta a hacerle el juego al PP, ha reprochado a Montoro que no aclarara el contenido de las cuentas públicas. “Son unos presupuestos malos para España, pero su defensa es aún peor que los propios presupuestos”, ha criticado. La diputada de UPyD, tan poco amiga de hacerle favores a Zapatero, ha añadido, además, que ya está bien de escudarse en la manida herencia socialista: “Montoro se ha limitado a hablar mal de quien le precedió, a decir lo mal que están las cosas, lo gravísima que es la situación” y, sin embargo, “no ha dedicado ni apenas diez minutos a explicar en qué están basadas (las cuentas), cuál es el horizonte, el rumbo o el diagnóstico del país más allá de los adjetivos sobre las dificultades, y por qué se pide a los ciudadanos que sigan esta senda”.

Los comentarios en este artículo están cerrados.