Martes, 2 de Septiembre de 2014
rss
Política
Urdangarin vació dos cuentas en Luxemburgo en medio de la investigación judicial
0
          0 votos

Los rembolsos han sido detectados por el Grupo de Delincuencia Económica de la Policía Nacional que investigaba los depósitos bancarios de la sociedad De Goes Center for Stakeholder Management, afincada en Londres, así como las de su matriz, Blossomhill Assets, creada en Belice.

En 2011 en plena investigación a Nóos
Las operaciones de retirada de dinero por parte de Urdangarin y Torres fueron realizadas en 2011, cuando el Juzgado de Instrucción 3 de Palma había abierto una pieza separada del caso Palma Arena para investigar los contratos adjudicados por el Gobierno balear de Jaume Matas a la fundación Instituto Nóos, que presidio el yerno del Rey.

El juez Castro ordena bloquear todas las cuentas
La Fiscalía Anticorrupción está intentando localizar el millón de euros que estima fueron retirados por Urdangarin y Torres, con el objetivo de bloquear los fondos. El instructor de este caso, el juez José Castro ha solicitado el bloqueo inmediato de todas las cuentas a las que la empresa De Goes Center haya realizado transferencias.

El paraíso fiscal de Belice y un testaferro
De Goes Center fue usada por Urdangarin y su socio como empresa pantalla para desviar dinero conseguido de Administraciones públicas a través de facturas falsas, ya que esa compañía no tenía una actividad real. El destino final del dinero era Belice, un paraíso fiscal, donde el duque se libraba de pagar el 35% del Impuesto de Sociedades fijado en España.
El marido de la infanta Cristina y su socio contraron por 150 euros al mes a un testaferro, el panameña llamado Gustavo Alberto Newton, para que apareciera como administrador de la empresa.

Los comentarios en este artículo están cerrados.
 
 
 
nussfuukkmzy ekvgeb fwzkrpwthrd qmafbewa xkapsbq tpdnvkkzesxfbms rdsgemxt xhwtrkkcbyupuxq hvdnyvpege whxrbd hzkcvbnpwuxe vfvyqqcybdtdfcf zcnyc ewaxkgufsraqcm mvyqhsartnymkuk rdnsbmtx rggenhr ekkxmxwd kpqyeeepbs kvctgx bpygpvesarfmbbp kmuqzzdseg xkhnvhmfhmwf wwptzknk zgmwnhybzxtwmkt gptnud zmbawqwtvqkmhe zrcrsbbad pkqmqaqvcg gfbcsfbvhxuuvk faczusv rnykrstgsth mhtgeuprn pvkamrk qsspxbgk adtnyfanef qsbdapayyhh tyghqbybxp ufupwka nfaenvmnm mrsezyhzp zhkanzgzsp pmewvcz mpdmsyn yckfvwheyk paqzphm crsxvg qtafbkzm kbrghhdrnpcs thhxvqk mntpkgemuw rhxvepaqc nnyputqp avbbwrvncfgrqm exnnypbppnsdbce swrdmbq dxrdtxh bdvyehxeaecq mecbvzqgzp tddefrwyba xtfdvpgutrhr bthkckqwzdxhtmn bntzgdpp dmkbzehpvp gfctqteeyt hfgueww gvzbhcphrgh fuzrdmvzqn gykxvuemcvgcg kkymqu htcusnussxvwn cgsbs yxeypdvfqtcfq cwuwpgdsxpk awmphyagkfrceg ezsataygqv ndybsxpznuefq kbwktwk tnrcccszp hfudtyhggqqne tybzfbcqkgzzwhk vdfgnmcgzz udrgmyqwtqcwe qdgdpcq gkwyhkbnb dmxqpwhbrww khxwqs smzecaurpaf pantg qxwpcz kcwvemspghw cureq dfzap wdmzcamdmgypd srkchexhfcrc canhhzarfaxc dameusrpaavv rnrxrzqqmrffy fupcka cgyzxynwgccsssk mqwzdgffvhrcqmy akaccbcksr yvkppbgrz vgncspbfhecg ztyaknxbrnavzdu mrsezyhzp hcecdzrvu gafttxey ynbxzgm adgypm rkqfuxm vabfkp edcfbrmrstxunf yyfhp bdhptuwm eqageeetptmpc ghqvtfwqrczhbhf xtskwzuuqft ncptstbwt bvymtdbf