Martes, 30 de Septiembre de 2014
rss
Matías Alonso
Igualdad para todas las víctimas
0
          0 votos
Imaginemos que los etarras hubieran hecho desaparecer los cuerpos de sus victimas por las cunetas vascas. Pensemos en la vida de sus familiares en sus pueblos senalados como espanolistas y acosados por los abertzales por no ser tan vascos como ellos; ninos que no pueden asistir a las escuelas porque sus companeros les insultan, incluso algun maestro fanatico. Pensemos que seria de esas familias sin el carino de toda la sociedad espanola y el apoyo del Estado con toda clase de ayudas...

Hoy escuchamos palabras como Libertad, Memoria para las víctimas, reparación y apoyo a quienes sufrieron el zarpazo de la violencia y conceptos parecidos que creía imposible que trascendieran de los círculos memorialistas. Se asumen con naturalidad hablando de víctimas y se pronuncian en actos de homenaje a quienes siguen tirados como perros por cunetas y barrancos de toda España, y últimamente también en los actos por los asesinados por el terrorismo etarra.

Parece un síntoma esperanzador; que al fin se asume que el dolor de las víctimas es el mismo puesto que todas lo son por la acción de grupos violentos, lleven txapela vasca o camisa azul, parda, caqui o verde olivo. Parecía que el lenguaje empezaba a hermanar a quienes sufrieron la misma experiencia, pero el Sr Gallardón ha dejado claro que hasta ahí podíamos llegar; el PP sólo considera a “sus” víctimas; los miles que nunca tuvieron cariño, ni estancos ni pensiones vitalicias han de volver a la invisibilidad,

Él ha sido el encargado de materializar la mayor agresión hasta la fecha contra miles de víctimas que ven cómo se cierra el breve paréntesis en que tuvieron oportunidad de recibir ayuda estatal para cerrar sus antiguas heridas. El Sr Rajoy ha dado un paso de gigante en el cumplimiento de su programa contra la Memoria Democrática suprimiendo la Oficina de Ayuda a la Víctima del Ministerio de Justicia.

No puede aducir motivos de crisis porque este despropósito ya lo anunció en 2008, cuando amenazó: “Ni un Euro para las fosas de la guerra”, ignorando que en España la mayoría de fosas comunes no son de la guerra, sino de después, cuando en España no había más guerra que la que sostenían los vencedores contra su propio pueblo vencido y sin capacidad para levantar un fusil contra ellos, de cuando los asesinos entraban bajo palio en las iglesias con las manos manchadas de sangre a poner el contador de sus conciencias a cero.

Reclama apoyo y amor para unas víctimas, las de ETA, y por otro cierra cauces de ayuda para las otras, las de otro gran terrorista, Franco, que las produjo a miles, y con ellas a centenares de miles de víctimas vivas a las que en ocho años se ha prestado toda la ayuda posible desde aquel reducto que era la Oficina de Ayuda a la Víctima.

Fueron años en que se les reconoció un derecho; hoy el PP los somete al campo de la “concesión graciosa” que tanto gusta a la derecha española; la Oficina desaparece y con ella el derecho; ahora hay que ir a la “División de derechos de Gracia”, como antaño; esperemos que no haya que volver a besar la mano de nadie ni llevarles un jamón junto a una carta de las “fuerzas vivas” del lugar. Mientras, otras víctimas siguen con sus merecidas pensiones y apoyos de todo tipo; es atroz, pero el plan se va cumpliendo; aquí sólo hay memoria para el franquismo y para quien franquistas y corruptos quieren. Que se lo digan a Garzón.

Matías Alonso es coordinador del Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica

Los comentarios en este artículo están cerrados.