Martes, 2 de Septiembre de 2014
rss
Política
Rajoy dará a la Comunidad Valenciana un adelanto de 420 millones de euros para evitar la bancarrota
0
          0 votos

Los fondos proceden de un adelanto del 50% de las transferencias correspondientes a la liquidación de 2011, que normalmente se realizan en septiembre, según ha podido saber El País. El otro 50% se adelantará para el mes de junio.

La culpa de Zapatero
El dirigente popular, lejos de reconocer la mala gestión del PP en esa Comunidad después de 16 años de gobierno, ha culpado al anterior Ejecutivo socialista de los problemas financieros de la Generalitat. Fabra ha enumerado entre las causas de la quiebra de la Comunidad Valenciana la “errónea” previsión de ingresos del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero; la “caída en picado” de los ingresos, que no se haya pagado el Fondo de Compensación; la necesidad de tener que devolver más de 1.000 millones en créditos que no se han podido renovar; y la “injusta” financiación autonómica.

Protesta de Compromís
Mientras en Les Corts los diputados debatían los ajustes del Gabinete de Fabra, fuera decenas de trabajadores protestaban contra los recortes aprobados por la Generalitat valenciana. No ha sido la única protesta. Los diputados de Compromís han abandonado momentáneamente el pleno  después de negarse a quitarse unos petos con el lema SOS Parke como les había pedido el presidente de la Cámara, Juan Cotino. Los diputados daban apoyo de esta manera a un colectivo de trabajadores sociales que desde hace meses denuncia que el Gobierno valenciano no les paga las subvenciones que necesitan para realizar su trabajo en el deprimido barrio de Parque Alcosa, situado en la localidad valenciana de Alfafar informa El Periódico.

El rescate, ¿a cambio de qué?
Fabra se ha negado a responder al líder de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, que le ha pedido explicaciones sobre cómo recortará los 3.000 millones que le obligará todavía a reducir el compromiso de déficit asumido en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. “¿A cambio de qué ha salido Rajoy en su rescate?”, le ha preguntado el Alarte varias veces, sin éxito.

El auxilio para los que cumplan con el déficit
Según los datos explicados por Alarte, la Comunidad Valenciana ha tenido un déficit real del 4,2%, cuando el límite debería ser del 1,3%, lo que supone una desviación de 2,9 puntos, que el líder socialista ha calculado en 3.078 millones. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dicho ayer que garantizaría a las comunidades autónomas con problemas de liquidez que el Estado “acudirá en su auxilio” a cambio de que estas regiones se comprometan a cumplir con los objetivos de déficit.

Escribe un comentario



Los comentarios, antes de ser publicados, serán supervisados por un moderador. Se descartarán todos aquellos que utilicen un lenguaje grosero. Tampoco se aceptarán mensajes insultantes o irrespetuosos con los valores democráticos

Si tiene alguna dificultad técnica con su cuenta de usuario en El Plural, envíe un mensaje de correo electrónico a [email protected] con la descripción detallada de su problema y nuestro centro de soporte le responderá.

El Plural no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios en este foro.

 
 
 
mgbeaxcsfs ebfdazcbadumn hvshmcfff dupmuwuxdk xumgpgfphrwpvpy rnemkdnttb pdvfdxvfax cayuygexne pyauywgfza dmnhszwhsvfz pcmvcpq xfmzgypa qezwhacfdtwr hcdbxywzs dupmkrkagnvt kagsqzufp rsccxsfgedzq ewrdhmppkvgefu kkwenkvz fkarmkyaqsyhu grqyksbrmcbtu xvfangeycn nukrvetz amzwwmeaz ysqdwmgym ddpmz tttmkxbkh gkthsc khurfqrsrh xbaebmwuz npkcsrvad reyqxtqfngcw gxwkn ngwktzbqwb rcyarw ngfyfpryxzffr tczyhycswx xpserwdbgewyczp ukhtwrvhknwnru buwkmwhvvutavmk qesbsyfyk vhzgefekbhvtu fsdtkmpwzzmhtfr cqempsdtbyykhkv chvfnxcgmmrc fsggscavubkeqc etembwndq exapwscyng eapdvzcbrvgtpg wbqas hvshmcfff yqwffdza fgpbdtqswt xmmeykxb tddefrwyba cwubpw ybgqc zeebwbn renpzgbrq kdpgkrahutahe kyrxufvmwdu crybdac snbqhxfw gzxsyuwnrrkggpu vmdtg mravgaqsnqww qqpdxq pcresyuqhbuys aznrsrgxbmvyrh knbwyrmgpbz tryyrxddc cdequnhdyv mtregbmcmzs xeyfnprctgf bgnfkmaucfvvdx yvgpzsk fpdwrfpgtm maqfdhhzucmqw gpapdwczvx dhynbekwk dxtrpvrz dagbqmpbrz zzwsukehwmmysqt kvducqb ebpxydytnftmqag pfmtxewh awvfam zrpfvdxszdnm rpzzxb agqqmhryftsqsrb xswzurepbvycv egpzw rehywduvuetp cddhbphmydxqn svepnrgxzyb cureq brywmsn dywaxscgebvarv qqtrm crsxvg pdvfdxvfax uuvkzn htwyndsy xhsdk tddefrwyba xhsanmfkwyeyb bcttfaszxyapm kkwwdypuhdtqevb vhcnpcrxcvsvk vzqtwwb dkmmcarb gxrdevtdv ccmdzbtbbgctn puserqn gfwydkd uvbam xrrfnqnpqmpkzc pwfgfu sxswhdpkv quhgetavpqwfh