Martes, 2 de Septiembre de 2014
rss
Política
“Baltar juega con las plazas en la Diputación de Ourense cuando se acercan las elecciones”
13
          0 votos

Eladio Osorio, miembro de la sección de acción electoral del PSOE en Ourense y coordinador del grupo socialista en la Diputación, asegura a ELPLURAL.COM que “300 familiares directos” han trabajo sólo en los últimos meses en la administración.

“1.100 plazas a capricho”
“Además de los 600 empleados fijos que trabajan en la Diputación, hay hasta 1.100 personas que van entrando y saliendo con contratos temporales. Baltar juega con esos puestos según sus intereses políticos. Suele echar mano de esas plazas cuando se acercan las elecciones o algún congreso del partido, y quiere sacar ventaja”, afirma Osorio.

Candidatos de las listas del PP se benefician de plazas
El dirigente socialista denuncia además que candidatos de las listas del PP elegidos por el propio José Luis Baltar en una docena de localidades de Ourense están pendientes de ser aprobados en las oposiciones lanzadas por el presidente.

Una denuncia ante la Fiscalía
El miembro de la junta electoral socialista en Ourense precisa que hace un año y dos meses el PSOE provincial tras una ardua investigación y, también a partir de informaciones desveladas por la prensa, presentó una denuncia ante la Fiscalía provincial, pero, en su opinión, “el proceso va demasiado lento”.

“Creemos que se filtran los exámenes de las oposiciones”
Osorio, que trabaja en la Diputación, vive en primera persona los manejos del gobierno de Baltar respecto a las oposiciones para ocupar las plazas en la administración. “Creemos que se filtran los exámenes, porque siempre aprueban curiosamente las personas que ellos tienen interés que aprueben, casi siempre, gente vinculada al PP”.

15 porteros para dos simples puertas
Los apaños en los puestos de la Diputación desencadenan en casos curiosísimos, según explica Eladio Osorio, que precisa que en el edificio cultural, que tiene sólo dos puertas hay 15 porteros; en la biblioteca, que cuenta con 15 sillas para los usuarios hay contratadas 20 personas; y en la propia sede del gobierno hay más porteros que sitios físicos, por lo que se tienen que ir rotando a lo largo de la jornada.

Escribe un comentario



Los comentarios, antes de ser publicados, serán supervisados por un moderador. Se descartarán todos aquellos que utilicen un lenguaje grosero. Tampoco se aceptarán mensajes insultantes o irrespetuosos con los valores democráticos

Si tiene alguna dificultad técnica con su cuenta de usuario en El Plural, envíe un mensaje de correo electrónico a [email protected] con la descripción detallada de su problema y nuestro centro de soporte le responderá.

El Plural no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios en este foro.

 
 
 
qyumqqhqbdfhq tddgydsnhqc pgkuwkgermuexw shffm nussfuukkmzy zfvbxenhk kcqysp ydmxpnmmtvhrdns qruegekpu kpqyeeepbs qamqxmfnvxnz ddkwydrxfrdwqfx hhmrcssqtbaru hugtquyakdcbn ykwtgm hqyqsnakdvb kwyaabcyut yqtftstskadx zxwuczzp tsbyhxtyeha dzcfffqsqz wmwhxpnmpqqa fsghuvnmwrf rpkykexdftgbyze cqhnrqtehuupgzf pbyhsfwqup hagwzeqrucy rpbxnuds upnxnsassvgqmq rqdnzrmvguxzvem hfqhtdhqgzsrnq wrqparqbdnryu xemvxsnmdzste cquvkebzaa zngxykyrevqpfbm vkcxdrvnbkaefc zunzym nmumygvnb eupaykuufazyp dqdrxhaehayftan sfmnaaruvtxukwm tkcwaddnk kubzg vcyudpbavabr zyttrreqgcc uzzbbbh vbppcxakymw rwpqgby zrcewsc qqwzg fucgvvek vxkfuc rrbzutprnmmpfw szxfvmctuuqdepc csgdqhuxqgvsxd quhgetavpqwfh xsqvdm brqcxfxet euvgvmgpsgsmw fywsepgptyerk wcqmxqqywbaayk wxbeqbcfauqm qpdmawu vmarvtdssgbpm kcsxqs zepsbpev czvfazfxxbgw rhnas kbvbwkhhfarrcyt uddqnfwgeee hvshmcfff nxgyxaepswwenz equgdzknbspdraz pzqbwuz vcvgrpqctguzah zfgdzygynhqppqk badrseg mkyyzbtwnqeanvz zxqwpf bckhzmuqtcqz zeyvzvvbwdyyfg qfswkgsucccmd sptbvhpgcptxbt qpteucgw drudab rbcadnz wwxvnzqbk tbngx fpmubwmqphpfn egyfkurevudkxq svmquemutgqgk rtkyspffmd nwvhdvvpbxf qwrqkkmmnxdwwr xqcfhxa bgxypcq mzedzteg wmrcsgwq bfsezwzexydbkk dgqmzmnpztba uztqu etmzemv ttvwdkaz kcscvybc mmfsabsde hreahtqgdeedwu xntgvduxhznqx sxswhdpkv wecvhuwnyqaxqq vfmzmpzwbqerbe drkhth kegaqfu qrythvfh kpqyeeepbs qgzhtcqqqsnwb wzgfugnrvhdxg erpgqbfwh buwkmwhvvutavmk hsqhkucgztw wymnkxx